Luna y Lunas: ¿Qué es la Luna? Imágenes, Fases, Características y Movimientos

La Luna

La Luna es el único satélite de la Tierra. También se consideran lunas a los satélites naturales de otros planetas. Se distingue de ellos por escribirse con la primera letra mayúscula.

Generalmente los satélites son mucho más pequeños que el planeta que acompañan. Sin embargo, en el caso de la Luna, su masa es tan similar a la de la Tierra que podrían considerarse como dos planetas que orbitan juntos. A esta situación se le llama sistema binario de planetas.

No todos los planetas poseen satélites. Mercurio y Venus no tienen ninguno. Sin embargo, la Luna, que es el satélite natural de la Tierra, es bastante más espectacular que el resto. Es muchísimo mayor que los pequeños satélites de Marte y sólo es comparable a los de los planetas más grandes.

Lunas

Una luna o satélite natural es un cuerpo natural, no creado por el hombre, que órbita alrededor de un planeta, de un asteroide o de otro objeto.

Ejemplos para lunas:

  • La Luna, es el satélite natural de la Tierra.

  • Europa y Ganímedes, de Júpiter.

  • Caronte, de Plutón.

  • Fobos y Deimos, de Marte.

  • Titán, de Saturno.

Principales lunas de los planetas del sistema solar

Características de la Luna

La Luna es el cuerpo más cercano a nuestro planeta, siendo el único satélite natural de la Tierra. Se encuentra ubicado a una distancia de 384.400 kilómetros de la misma, su diámetro es de 3.476 kilómetros, aproximadamente una cuarta parte de la Tierra, y ostenta un volumen de 21.860.000.000 km3.

Comparación en escala de la Luna y la Tierra.

La masa de la Tierra es 81 veces mayor que la de la Luna. La densidad media de la Luna es de sólo las tres quintas partes de la densidad del Planeta Tierra, y la Gravedad en la superficie es un sexto del Planeta Tierra.

La Luna gira alrededor de la tierra y tarda casi un mes en dar una vuelta. Siempre nos muestra la misma cara. Brilla por la noche porque en ella se refleja la luz del Sol.

Tiempo requerido para que la luz viaje desde la Tierra hasta la Luna.

El tamaño y la distancia están a escala.

La Luna gira una vez en el mismo tiempo que le lleva girar alrededor de la Tierra. Por eso la Luna siempre le muestra la misma cara a la Tierra.

Después del Sol, la Luna es por su brillo el segundo astro en el cielo. Gira en torno a la Tierra en 27,3 días y está situada a una distancia muy inferior a la que nos separa del Sol: tan solo 384 mil kilómetros, comparado con 150 millones.

La Luna es un cuerpo que brilla con luz solar reflejada, no propia. En su curso alrededor de la Tierra, el Sol la ilumina desde distintos ángulos, lo que produce la alternancia o sucesión de las fases lunares. Esta demora 27,3 días en completar una revolución o vuelta en torno a la Tierra, en lo que se llama su período sideral. La Luna le toma un tiempo 29,5 días, entre dos fases nuevas consecutivas, llamados períodos sinódicos.

Se produce un eclipse de Sol cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol. Ocurre un eclipse de Luna cuando el Sol se interpone detrás de la Tierra y la Luna.

El Sol es 400 veces mayor que la Luna. Sin embargo, como la órbita de la Luna en torno a la Tierra es elíptica, nuestro satélite natural se ubica a una distancia de la Tierra que varía entre 356.300 y 406.600 kilómetros, lo que hace variar su tamaño aparente, haciéndola verse más grande o más chica que el Sol.

La Luna demora la misma cantidad de tiempo en dar una vuelta sobre sí misma que alrededor de la tierra, entonces, por esta cuestión es que siempre nos muestra a nuestros ojos la misma cara. El tiempo preciso es de 27 días, 7 horas y 43 minutos si estamos considerando al giro respecto al fondo estelar, en tanto, si la consideración es respecto del sol será un poco más: 29 días 12 horas y 44 minutos. La mencionada última revolución será la que regirá los fenómenos de los eclipses, las mareas lunisolares y las fases de la luna.

Eclipse solar del 11 de agosto de 1999

La Luna pasando frente al Sol,

vista desde una de las sondas, el 25 de febrero de 2007

Existen 8 fases lunares reconocibles desde la tierra: la uno o Luna Nueva, la dos o Luna Nueva Visible, la tres o Cuarto Creciente, la cuatro o Luna Gibosa Creciente, la cinco o Luna Llena, la seis o Luna Gibosa Menguante, la siete o Cuarto Menguante y la ocho o Luna Menguante. Las mencionadas fases se consideran a partir de la parte iluminada del satélite según queda a la vista del observador, que bien puede estar situado en la tierra o en cualquier otra parte.

Así cuando la Luna se encuentra ubicada entre la tierra y el sol y su cara no iluminada se encuentra orientada hacia el Planeta Tierra se habla de Luna Nueva. Una semana más tarde, la Luna habrá completado un cuarto de vuelta y mostrará media cara iluminada o Luna Cuarto Creciente; tras otra semana, la Luna ocupa una posición alineada al sol y a la Tierra, por lo tanto veremos toda su cara iluminada, la famosa Luna Llena, que a propósito tantas leyendas, mitos e historia ha inspirado. Y finalizando, una semana más tarde de la Luna Llena aparecerá la Luna Cuarto Menguante.

Su diámetro es de menos de un tercio del terrestre (3.476 km), su superficie, una catorceava parte (37.700.000 km2) y su volumen, alrededor de una cincuentava parte (21.860.000 km3).

Puesto que el periodo de rotación de la Luna es exactamente igual a su periodo orbital, sólo una cara de la misma es visible desde la Tierra. Esta sincronicidad es el resultado del frenado de la rotación lunar por culpa de la fricción de marea o mareal.

La atracción gravitatoria que la Luna y el Sol, ejercen sobre la Tierra es la causante de las mareas marinas. Cuando ambos cuerpos se sitúan del mismo lado coincidiendo con la mayor proximidad de la Tierra al Sol, las atracciones gravitatorias se suman, provocando las mareas vivas, mientras que cuando se contrarrestan, se producen mareas muertas.

Satélite Natural

Las siete mayores lunas del Sistema Solar y Plutón (el objeto más pequeño).

Se denomina satélite natural a cualquier objeto que orbita alrededor de un planeta. Generalmente el satélite es mucho más pequeño y acompaña al planeta en su traslación alrededor de la estrella que orbita. El término satélite natural se contrapone al de satélite artificial, siendo este último, un objeto que gira en torno a la Tierra, la Luna o algunos planetas y que ha sido fabricado por el hombre.

En el caso de la Luna, que tiene una masa aproximada a 1/81 de la masa de la Tierra, podría considerarse como un sistema de dos planetas que orbitan juntos (sistema binario de planetas). Tal es el caso de Plutón y su satélite Caronte. Si dos objetos poseen masas similares, se suele hablar de sistema binario en lugar de un objeto primario y un satélite. El criterio habitual para considerar un objeto como satélite es que el centro de masas del sistema formado por los dos objetos esté dentro del objeto primario. El punto más elevado de la órbita del satélite se conoce como apoápside.

En el Sistema Solar, los nombres de los satélites son personajes de la mitología, excepto los de Urano que son personajes de diferentes obras de William Shakespeare.

Por extensión se llama lunas a los satélites de otros planetas. Se dice «los cuatro satélites de Júpiter», pero también, «las cuatro lunas de Júpiter». También por extensión se llama satélite natural o luna a cualquier cuerpo natural que gira alrededor de un cuerpo celeste, aunque no sea un planeta, como es el caso del satélite asteroidal Dactyl girando alrededor del asteroide (243) Ida etc.

Características, Fases y Movimientos de la Luna

La animación muestra un conjunto de vistas simuladas

de la luna a lo largo de un mes

Características de la luna

La Luna es mucho más que un elemento decorativo en nuestro cielo. Es el único satélite natural que tiene nuestro planeta Tierra y por lo tanto, ejerce una serie de consecuencias sobre nuestro planeta y por lo tanto, en nosotros. Conocer sus características significa conocer más a nuestro planeta y su funcionamiento.

La mejor manera de entender las características de este satélite natural es comparando sus características físicas con las de la Tierra. El diámetro de la luna es de unos 3.476 kilómetros, aproximadamente una cuarta parte del de la Tierra. En cuanto su masa, que es la cantidad de materia que tiene un cuerpo, la de la Tierra es 81 veces mayor que la de la Luna. En cuanto a su densidad, la de la Luna es de sólo las tres quintas partes de la densidad de la Tierra.

Al igual que la Tierra, la Luna también tiene gravedad. La gravedad, es la fuerza que atrae todos los cuerpos sobre los cuales actúa. En nuestro caso, como habitantes de la Tierra, es la fuerza que nos mantiene "pegados" al planeta. Sin embargo, la gravedad en la Luna es distinta a la del planeta Tierra, ya que es sólo un sexto de la de la Tierra. Esto quiere decir, que si nosotros pisáramos territorio lunar, probablemente no podríamos caminar como normalmente lo hacemos, y necesitaríamos un traje especial que nos permita no saltar tanto, ya que nuestro cuerpo se sentiría mucho más liviano.

La Luna por dentro

La Luna está formada por un material bastante más liviano que el de la Tierra, cuya densidad es sólo de 0,6 veces la de nuestro planeta, Su núcleo, formado por elementos como el hierro, es muy pequeño, con mil kilómetros de diámetro aproximadamente. Sobre este hay un manto rocoso, en cuya base se originan terremotos lunares leves.

La capa más superficial de este satélite es la corteza, que posee 60 kilómetros de densidad. La parte superior de la corteza está formada por restos de rocas, que reciben el nombre de regolito, producto del constante bombardeo de meteoritos desde su formación o creación.

El aspecto polvoriento de nuestro satélite es causado por la presencia de una capa de roca pulverizada que cubre toda la Luna.

Los cráteres lunares

Si observamos la superficie de la Luna, podemos ver que está casi completamente recubierta de cráteres, generalmente circulares. Su fondo está hundido y sus bordes son más altos que el centro, formando una especie de orificio.

Podemos encontrar cráteres de todos los tamaños y hasta hoy se cree que se formaron por la acción de meteoritos que habrían caído en la superficie, salvo algunos de origen volcánico, que se diferencian del resto por tener un fondo liso y recubierto de lava.

La Luna y sus movimientos

Imagen de la Tierra y la Luna observadas desde la nave Deep Impact (sonda espacial)

en septiembre de 2008 en una separación de 50 millones kilometros.

La Luna, no es un cuerpo estático, tiene movimiento. Esta se mueve de dos formas. Tiene un movimiento de rotación, lo que significa que gira sobre su eje, es decir gira sobre si misma, y un movimiento de traslación, es decir, gira alrededor de la Tierra.

La duración del movimiento de rotación es de aproximadamente 27.32 días (mes sidéreo) y se traslada alrededor de la Tierra (movimiento de traslación) en el mismo intervalo de tiempo. Como tarda en dar una vuelta sobre su eje el mismo tiempo que en dar una vuelta alrededor de la Tierra, siempre nos muestra la misma cara.

El movimiento propio de la Luna es en un desplazamiento de oeste a este, pero su movimiento aparente se produce de este a oeste.

La órbita es el recorrido o camino que hace un objeto alrededor de otro. En este caso, la Luna hace un camino alrededor de la Tierra en el movimiento de traslación. Este movimiento lo hace a una distancia media de 384.403 kilómetros de la Tierra y a una velocidad media de 3.700 Km. /h. La Luna completa su vuelta alrededor de nuestro planeta, siguiendo una órbita elíptica, en 27 días, 7 horas, 43 minutos y 11,5 segundos específicamente.

La superficie lunar

Mar Imbrium y el cráter Copérnico, la cordillera en la parte

superior son los montes Cárpatos

La Luna es un mundo lleno formaciones particulares en su superficie. Es una combinación de cráteres, crestas de montañas, valles estrechos y profundos, y llanuras niveladas o mares. Por supuesto, no se trata de agua, sino de llanuras observables a simple vista desde nuestro planeta. Todas estas formaciones se formaron por el impacto de miles de meteoritos que chocaron contra su superficie lunar.

En general, los cráteres tienen forma de anillo, con una base y un pico central. Su tamaño varía desde pocos centímetros hasta 260 kilómetros.

Existen también montañas las cuales pueden estar aisladas o formando grandes cadenas. También hay grietas, con profundidades de hasta 400 metros y varios kilómetros de longitud.

Los mares, por su parte, son planicies extensas y más oscuras, que fueron formadas por lava caliente que afloró a la superficie lunar. El principal elemento de su composición es el basalto. Recubren el 16% de la superficie de la Luna y se ubican principalmente en su cara visible a la Tierra.

Hay cerca de veinte mares en la cara de la Luna observable desde la Tierra. Algunos de los mares más importantes de la luna son el Mar de la Tranquilidad (escenario del alunizaje del Apolo XI el 20 de julio de 1969), el Mar de Lluvias (el de mayor superficie, con aproximadamente 1120 kilómetros de diámetro), el Mar de la Serenidad, el Mar de los Humores, el Mar de la Crisis y el Mar de las Nubes.

Aunque son considerados llanuras, los mares no son completamente planos. Son atravesados por riscos, están llenos de cráteres y son interrumpidos por precipicios y paredes.

Los mares lunares están rodeados por grandes montañas, a las que se puso nombres como Alpes, Pirineos y Cárpatos, de acuerdo al nombre de las cordilleras que están en la Tierra. La cordillera lunar más alta es Leibnitz, con picos que llegan hasta los 9.140 metros.

Decenas de miles de cráteres están esparcidos por la superficie de la Luna, a menudo solapándose entre si. También hay más de mil valles profundos, llamados fisuras lunares, que tienen de 16 a 482 kilómetros de largo y alrededor de 3 kilómetros o menos de ancho.

¿Cuáles son las Fases de la Luna?

La luna es nuestro satélite natural (el único de la Tierra), y el único cuerpo del Sistema Solar que el hombre puede ver relativamente en detalles sin necesidad de un instrumento astronómico.

Desde siempre ha sido motivo de intrigas para el hombre, como por ejemplo los mayas, mesopotámicos, Galileo, entre otros.

Al igual que todos los planetas, la Luna no emite luz propia. La luz que vemos en ella es la que refleja el Sol en su superficie. El hemisferio lunar que mira hacia el Sol está iluminado, mientras la otra mitad permanece a oscuras.

El movimiento de la Luna es de oeste a este alrededor de la Tierra, en el mismo sentido de rotación del planeta. Veamos cuáles son las fases de la Luna:

Las fases de la Luna

La luna gira alrededor y sobre el eje de la Tierra con un tiempo de 27 días, 7 horas y 43 minutos, mostrando siempre la misma cara al planeta

Aparentemente se ve como si tuviera luz propia, sin embargo aquella luz que se ve es la del Sol, pues es éste último quien le refleja su propia luz a la luna. Esta afirmación se evidencia con lo que se denomina "fases" de la luna, lo que quedará claro a continuación.

La luna a medida que rota junto con la Tierra la luz del sol le va llegando a distintas partes de su cuerpo. Muchas veces ocurre que en ciertas noches la luna no se ve, o sólo un trozo de ella, o bien completa y radiante.

Este ciclo que experimenta la luna por la luz del sol, antiguas civilizaciones como los mayas ya lo habían descubierto. Una fase dura una semana, y el ciclo en su totalidad aproximadamente un mes. Ahora bien, ¿cuáles son estas fases de la luna?

  • Luna Nueva: La luna no se ve, pues está justo entre la Tierra y el Sol. La luna es alumbrada por el Sol sólo en el hemisferio que la Tierra no ve, por lo tanto el que ve queda completamente invisible.

  • Cuarto Creciente: Se ve tan sólo la mitad de la luna. La luna comienza a mostrar parte de su hemisferio a medida que rota, hasta termina situándose de tal manera que forma un ángulo recto junto al Sol y la Tierra.

  • Luna Llena: Tras una semana de rotación, la luna se ver por completo y muy radiante. Significa que la Tierra está entre el Sol y la luna, por lo tanto recibe de forma directa los rayos del sol en el hemisferio que mira la Tierra.

  • Cuarto Menguante: A medida que continúa si ciclo comienza a decrecer hasta que, tras una semana se ve la otra mitad de la luna. La Tierra, el Sol y la luna vuelven a formar un ángulo recto.

Luego de estas cuatro semanas la luna vuelve a comenzar su ciclo.

¿Sabías que?

- La Luna orbita la Tierra a una distancia media de 384.403 km y a una velocidad media de 3.700 km/h. Completa su vuelta alrededor de la Tierra, siguiendo una órbita elíptica, en 27 días, 7 horas, 43 minutos y 11,5 segundos. Para cambiar de una fase a otra similar, o mes lunar, la Luna necesita 29 días, 12 horas, 44 minutos y 2,8 segundos.

- La características de la superficie lunar son fácilmente visibles. Las manchas oscuras que se ven son zonas llanas de terreno llamadas “mares” y las zonas más claras son montañas.

- La sombra proyectada por la Tierra sobre la Luna (o viceversa) se divide en dos zonas, una central, más oscura, llamada umbra y una periférica, más clara, llamada penumbra.

- En castellano el primer día de la semana, «lunes», tiene su raíz en el «día de la Luna» (Lunae dies, en latín). Esto se puede ver también en el idioma inglés, en que monday viene de moon day, en italiano —Lunedi—, en francés donde se llama Lundi, y en neerlandés, Maandag.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!