Método Científico - Qué es el Método Científico y Sus Pasos y Ejemplos


Según la definición de Kerlinger, el método científico es "el estudio sistemático, controlado, empírico y crítico de proposiciones hipotéticas acerca de presuntas relaciones entre varios fenómenos".

Francis Bacon definió el método científico de la siguiente manera:

  1. Observación

  2. Inducción

  3. Hipótesis

  4. Comprobación de la hipótesis por experimentación

  5. Demostración o refutación de la hipótesis

  6. Conclusiones

Por método científico se entiende el mecanismo que utilizan los científicos a la hora de proceder con el fin de exponer y confirmar sus teorías. Las teorías científicas, destinadas a explicar de alguna manera los fenómenos que observamos, deben apoyarse en experimentos que certifiquen su validez. El pilar básico del método científico es la reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un determinado experimento.

Así queda definido el método científico tal y como es normalmente entendido, es decir, la representación social dominante del mismo. Esta definición corresponde sin embargo únicamente a la visión de la ciencia denominada positivismo en su versión más primitiva. Empero, es evidente que la exigencia de la experimentación es imposible de aplicar a áreas de conocimiento como la vulcanología, la astronomía, la física teórica, etc. En tales casos, es suficiente la observación de los fenómenos que se producen en la naturaleza.

Por otra parte, existen ciencias, especialmente en el caso de las ciencias humanas, donde los fenómenos no sólo no se pueden repetir controlada y artificialmente (que es en lo que consiste un experimento), sino que son, por su esencia, irrepetibles, v.g. la historia. De forma que el concepto de método científico ha de ser repensado, acercándose más a una definición como la siguiente: proceso de conocimiento caracterizado por el uso constante e irrestricto de la capacidad crítica de la razón, que busca establecer la explicación de un fenómeno ateniéndose a lo previamente conocido, resultando una explicación plenamente congruente con los datos de la observación.

Definición de Método Científico


El método científico (del griego: -μετά = hacia, a lo largo- -οδός = camino-; y del latín scientia = conocimiento; camino hacia el conocimiento) es un método de investigación usado principalmente en la producción de conocimiento en las ciencias. El concepto de método proviene del griego methodos ("camino" o "vía") y hace referencia al medio que se utiliza para llegar a una cierta meta.

Científico, por su parte, es el adjetivo que menciona lo vinculado a la ciencia (un conjunto de técnicas y procedimientos que se emplean para producir conocimiento). Para ser llamado científico, un método de investigación debe basarse en la empírica y en la medición, sujeto a los principios específicos de las pruebas de razonamiento. El Oxford English Dictionary, dice que el método científico es: "un método o procedimiento que ha caracterizado a la ciencia natural desde el siglo 17, que consiste en la observación sistemática, medición y experimentación, y la formulación, análisis y modificación de las hipótesis."

El método científico, por lo tanto, se refiere a la serie de etapas que hay que recorrer para obtener un conocimiento válido desde el punto de vista científico, utilizando para esto instrumentos que resulten fiables. Lo que hace este método es minimizar la influencia de la subjetividad del científico en su trabajo.

El método científico está sustentado por dos pilares fundamentales. El primero de ellos es la reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un determinado experimento, en cualquier lugar y por cualquier persona. Este pilar se basa, esencialmente, en la comunicación y publicidad de los resultados obtenidos (por ej. en forma de artículo científico). El segundo pilar es la refutabilidad. Es decir, que toda proposición científica tiene que ser susceptible de ser falsada o refutada (falsacionismo). Esto implica que se podrían diseñar experimentos, que en el caso de dar resultados distintos a los predichos, negarían la hipótesis puesta a prueba. La falsabilidad no es otra cosa que el modus tollendo tollens del método hipotético deductivo experimental. Según James B. Conant, no existe un método científico. El científico usa métodos definitorios, métodos clasificatorios, métodos estadísticos, métodos hipotético-deductivos, procedimientos de medición, etcétera. Y según esto, referirse a el método científico es referirse a este conjunto de tácticas empleadas para constituir el conocimiento, sujetas al devenir histórico, y que eventualmente podrían ser otras en el futuro. Ello nos conduce tratar de sistematizar las distintas ramas dentro del campo del método científico.

¿Qué es el Método Científico?


Toda ciencia empírica, se basa en la utilización del método científico. Es por medio de éste, que las ciencias empíricas son lo que son. Y señalamos las ciencias empíricas, ya que hay otro tipo de ciencias, que no utilizan el método científico para comprobar sus postulados y no por ello, dejan de ser ciencias. Un ejemplo clarificador, es la filosofía. Esta ciencia no ocupa el método científico, pero sigue siendo una ciencia.

En pocas palabras, el método científico, consta de la observación, la cual conlleva a una hipótesis, la que hay que comprobar o desechar. Asimismo de una predicción, de la verificación o experimentación en el laboratorio, ya que todo evento de la naturaleza debe ser tratado de duplicar para que sea efectiva la comprobación de la hipótesis. Por último, refutar o demostrar la hipótesis, por medio del paso anterior. Todo esto, se concluye con conclusiones ad oc.

Ahora, el método científico, es una prueba poderosa de las ciencias empíricas, pero estas no logran siempre crear una verdad absoluta. Ya que, al menos en su caso, no son infalibles. Hay que pensar que son desarrolladas por seres humanos, los cuales, estamos muy lejos de ser infalibles. Por lo mismo, es que las ciencias empíricas, se mueven en el plano de las teorías. Las cuales tratan de dilucidar, el por qué, de los fenómenos que ellas estudian. Pero las teorías, pueden ser rápidamente derribadas. Eso si, gracias a las teorías, es que el científico puede elaborar predicciones, sobre el comportamiento del objeto de su estudio. Es una manera de poder adelantarse a los hechos, sobre la base de la ciencia y del método científico en su totalidad.

Todo método científico, utiliza tanto el proceso de inducción, como el de deducción. O sea, de lo particular a lo general y de lo general a lo particular.

En sí, el método científico no es muy complejo. De hecho sus pasos, pueden ser seguidos por personas, las cuales tienen un conocimiento incipiente en las ciencias empíricas. Muchos niños escolares, aprenden desde pequeños a utilizar el método científico, en sus ramos científicos.

Lo primero que hay que hacer, es observar minuciosamente, algún fenómeno de la naturaleza, que nos llame la atención. Posteriormente, se debe elaborar una hipótesis, del por qué, ocurre aquel fenómeno. O sea, se debe inferir, como es que aquel fenómeno, se lleva a cabo. Hay que recordar, que el método científico, consta de una parte inductiva, para poder llevarlo a la práctica. De manera alterna. Podemos realizar diferentes predicciones, sobre el mismo caso, pero en otras circunstancias. Por ende, tratar de pensar, que ocurriría con aquel proceso, pero en otros planos, con variables distintas o condiciones diferentes.

Posteriormente, viene el paso crucial del método científico, la verificación o experimentación, la cual ocurre en los laboratorios. Es por medio de ella, que vamos a ver, si nuestra hipótesis era correcta o nos equivocamos profundamente. El equivocarse, no es un fracaso. Ya que podemos volver a desarrollar el método científico, cuantas veces lo deseemos. De hecho, esta ha sido la forma, en que diversos connotados científicos, han logrado desarrollar sus teorías que han asombrado al mundo intelectual. E ahí, la belleza del método científico y de las ciencias empíricas, la interminable búsqueda, de la verdad sobre los fenómenos naturales. Lo cual, las hace más entretenidas y dinámicas.

El Método Científico y Sus Pasos


Los conocimientos que la humanidad posee actualmente sobre las diversas ciencias de la naturaleza se deben, sobre todo, al trabajo de investigación de los científicos. El procedimiento que éstos emplean en su trabajo es lo que se llamará MÉTODO CIENTÍFICO.

El método científico consta de las siguientes fases:

  • Observación

  • Formulación de hipótesis

  • Experimentación

  • Emisión de conclusiones

Observación

Los científicos se caracterizan por una gran curiosidad y el deseo de conocer la naturaleza. Cuando un científico encuentra un hecho o fenómeno interesante lo primero que hace es observarlo con atención.

La Observación consiste en examinar atentamente los hechos y fenómenos que tienen lugar en la naturaleza y que pueden ser percibidos por los sentidos.

Ejemplo: Queremos estudiar si la velocidad de caída libre de los cuerpos depende de su masa. Para ello, dejamos caer, desde una misma altura una tiza y una hoja de papel. Observamos que la tiza llega mucho antes que el papel al suelo. Si medimos la masa de la tiza, vemos que ésta es mayor que la masa del papel.

Formulación de hipótesis

Después de las observaciones, el científico se plantea el cómo y el porqué de lo que ha ocurrido y formula una hipótesis.

Formular una hipótesis consiste en elaborar una explicación provisional de los hechos observados y de sus posibles causas.

Ejemplo: Podemos formular, como hipótesis, el siguiente razonamiento: "Cae con mayor velocidad el cuerpo que posee mayor masa".

Experimentación

Una vez formulada la hipótesis, el científico debe comprobar si es cierta. Para ello realizará múltiples experimentos modificando las variables que intervienen en el proceso y comprobará si se cumple su hipótesis.

Experimentar consiste en reproducir y observar varias veces el hecho o fenómeno que se quiere estudiar, modificando las circunstancias que se consideren convenientes.

Durante la experimentación, los científicos acostumbran a realizar múltiples medidas de diferentes magnitudes físicas. De esta manera pueden estudiar qué relación existe entre una magnitud y la otra.

Ejemplo: Si lanzamos la tiza junto a una hoja de papel arrugada, vemos que llegan al suelo prácticamente al mismo tiempo. Si seguimos esta línea de investigación y lanzamos una hoja de papel arrugada y otra hoja sin arrugar desde la misma altura, vemos que la hoja arrugada llega mucho antes al suelo.

Emisión de conclusiones

El análisis de los datos experimentales permite al científico comprobar si su hipótesis era correcta y dar una explicación científica al hecho o fenómeno observado.

La emisión de conclusiones consiste en la interpretación de los hechos observados de acuerdo con los datos experimentales.

A veces se repiten ciertas pautas en todos los hechos y fenómenos observados. En este caso puede enunciarse una ley. Una ley científica es la formulación de las regularidades observadas en un hecho o fenómeno natural. Por lo general, se expresa matemáticamente.

Las leyes científicas se integran en teorías. Una teoría científica es una explicación global de una serie de observaciones y leyes interrelacionadas.

Ejemplo: A la vista de los resultados experimentales, se puede concluir que no es la masa la que determina que un objeto caiga antes que otro en la Tierra; más bien, será la forma del objeto la determinante. Como comprobación de nuestro resultado deducimos que nuestra hipótesis inicial era incorrecta. Tenemos, por ejemplo, el caso de un paracaidista: su masa es la misma con el paracaídas abierto y sin abrir; sin embargo, cae mucho más rápido si el paracaídas se encuentra cerrado.

Ejemplo de Método Científico en la Vida Cotidiana


El método científico en la vida cotidiana tiene su aplicación al servir para encontrar la solución de muchos problemas cotidianos.

Este método se basa, como todo método científico, en la observación, la predicción, la experimentación planificada, las reglas del razonamiento y la comunicación del resultado, ya sea teórico o experimental.

Cada vez que alguna persona tiene algún problema busca una solución concreta y cuando está solución se establece como un principio general que se puede reproducir, se esta aplicando el método científico.

Ejemplo de aplicación de método científico en al vida cotidiana:

"La enfermedad de un simio"

  1. Primero es la observación, el simio vomita y tiene diarrea.

  2. Luego se hace la pregunta, ¿que provoca el problema?

  3. Primera hipótesis, una infección intestinal.

  4. Si la teoría es correcta y la cura será un antibiótico.

  5. Luego viene el experimento, el cual consiste en encontrar el antibiótico correcto y aplicárselo al simio.

  6. Después de la aplicación sigue la verificación la casa consiste en revisar si funcionó o no la cura. Si la cura no funcionó, no significa que no haya valido de nada, todos los movimientos anteriores. Entonces se repiten los pasos anteriores pero buscando otra causa al problema tal vez un fallo u omisión en el diagnostico. Ahora se tiene que hacer una nueva hipótesis pero teniendo en cuenta que la hipótesis anterior fue incorrecta ya que la cura especifica no mejoró al simio.

  7. Entonces se plantea una nueva hipótesis, basándose en las nuevas observaciones. El simio es alérgico a algún alimento.

  8. Entonces la predicción es que quitando el alimento toxico o aplicándole un tratamiento contra su alergia el animalito mejorará.

  9. El experimento consiste ahora en encontrar que produce la alergia y en quitar o tratar al alergeno.

  10. Ahora nuevamente a verificar, se encontró que el simio era alérgico al maní ya que al quitar alternativamente un componente en su dieta, el que dio resultado fue el maní.

  11. Finalmente la conclusión, el experimento comprobó que la segunda hipótesis fue la correcta, el maní causó el problema intestinal y no la supuesta infección.

¿Es Científico El Creacionismo?


En la actualidad hay un gran debate sobre la validez del creacionismo, definido como "la creencia de que el universo y todos los organismos vivos, se originaron de específicos actos de creación divina, como en la narración bíblica, en vez de por procesos naturales tales como la evolución." El creacionismo es desestimado por la comunidad secular y acusado de carecer de valor científico. Sin embargo, el creacionismo es claramente compatible con el enfoque científico de cualquier tópico. El creacionismo hace declaraciones acerca de eventos, lugares, y cosas reales del mundo. No se ocupa solamente de ideas subjetivas o conceptos abstractos. Hay hechos científicamente establecidos que son consistentes con el creacionismo, y la manera en que estos factores se relacionan unos con otros se prestan en sí mismos para una interpretación creacionista. Al igual que otras claras evidencias científicas son usadas para dar coherencia a una serie de factores, sucede igualmente con el creacionismo.

¿Cómo entonces, es que en el creacionismo –tan opuesto al "naturalismo" que es definido como "una opinión filosófica de acuerdo a la cual, todo surge de propiedades y causas naturales"– son excluidas o desechadas las explicaciones "sobrenaturales o espirituales" científicamente? Realmente, la respuesta depende de lo que definas por "científico." Con frecuencia, "la ciencia" y "el naturalismo" son considerados uno y lo mismo, dejando las opiniones creacionistas fuera por definición. Tal definición requiere de una reverencia irracional al naturalismo. La ciencia es definida como "la observación, identificación, descripción, investigación experimental y explicación teórica de un fenómeno." Nada requiere ciencia, en o de sí mismo, para ser naturalismo. El naturalismo, como el creacionismo, requiere de una serie de presuposiciones que no son generadas por experimentos. Éstas no son extrapoladas por información o derivadas de resultados de pruebas. Estas presuposiciones filosóficas son aceptadas aún antes de que sea tomada cualquier información. Por estar ambos, tanto el naturalismo como el creacionismo fuertemente influenciados por presuposiciones que ni son probadas ni comprobables, y entrar dentro del terreno de la discusión mucho antes de que lo hagan los hechos, es justo decir que el creacionismo es al menos tan científico como el naturalismo.

El creacionismo, como el naturalismo, puede ser "científico," en que es compatible con el método científico del descubrimiento. Sin embargo, estos dos conceptos no son ciencia, por sí o en sí mismos, porque ambas opiniones incluyen aspectos que no son considerados "científicos" en el sentido normal. Ni el creacionismo ni el naturalismo son comprobables; esto es, no hay un experimento que pueda desaprobar concluyentemente a ninguno de ellos. Ninguno es predictivo; tampoco generan o aumentan la habilidad de predecir un resultado. Solamente sobre las bases de estos dos puntos, vemos que no hay una razón lógica para considerar a una más científicamente válida que la otra.

Una de las mayores razones que dan los naturalistas para rechazar el creacionismo, es el concepto de los milagros. Irónicamente, los naturalistas típicamente dirán que los milagros, tales como la creación especial, son imposibles porque ellos violan las leyes de la naturaleza, las cuales han sido clara e históricamente observadas. Tal opinión es irónica en muchos aspectos. Como un solo ejemplo, considera la teoría de la vida surgiendo de una materia inerte. La Auto-génesis es uno de los conceptos más ampliamente refutados por la ciencia. Sin embargo, una verdadera propuesta naturalista presume que la vida en la tierra –la auto-replicada, auto-sostenida, y compleja vida orgánica– surgió por casualidad de materia no viva. Tal cosa nunca ha sido observada ni una sola vez en toda la historia humana. Los beneficiosos cambios evolutivos, necesarios para que una criatura progrese a una forma más compleja, tampoco han sido observados jamás. Así que el creacionismo realmente tiene ventaja en evidencia, porque lo "milagroso" declara que las Escrituras proveen relatos documentados de sucesos milagrosos. El etiquetar al creacionismo como no científico en los relatos de milagros, demanda una etiqueta similar para el naturalismo.

Hay muchos factores que son usados por ambos lados del debate de la creación contra el naturalismo. Hechos son hechos, pero no hay tal cosa como el que un hecho requiera absolutamente una sola interpretación. La división entre creacionismo y el naturalismo secular está enteramente en sus diferentes interpretaciones. A pesar del debate de la evolución vs. la creación, específicamente el mismo Charles Darwin hizo esta observación. En la introducción de El Origen de las Especies, él declara: "Estoy bien consciente de que en este volumen apenas es discutido un solo punto, en el que los hechos no pueden ser aducidos, y que con aparente frecuencia conducen a conclusiones directamente opuestas a aquellas a las que he llegado." Obviamente Darwin creía en la evolución sobre la creación, pero de buena gana admitía que la interpretación era clave para elegir una creencia. Un científico puede ver un hecho particular como sustentador del naturalismo, otro científico puede ver el mismo hecho como sustentador del creacionismo.

Además, el hecho de que el creacionismo es la única posible alternativa a las ideas naturalistas tales como la evolución, lo hacen un tema válido, especialmente cuando esta dicotomía ha sido admitida por algunas de las más destacadas mentes científicas. Colin Patterson, Douglas Futuyma, y H.S. Lipson entre otros, son citados con frecuencia por declarar que las únicas posibles explicaciones para la vida son la evolución natural o la creación especial. No todos los científicos concuerdan con lo que es verdad, pero casi todos están de acuerdo en que debe ser una u otra.

Existen muchas, muchas otras razones por las que el creacionismo es una propuesta para el conocimiento racional y científico. Entre estos están los conceptos de la probabilidad realista, la defectuosa evidencia que soporta la macro-evolución, la evidencia de la experiencia, etc. No existen bases lógicas para aceptar sin reservas las presuposiciones naturalistas y displicentemente rechazar las creacionistas. La firme creencia en la Creación, no es una barrera para el descubrimiento científico – simplemente revisa los logros de hombres como Newton, Pasteur, Mendel, Pascal, Kelvin, Linnaeus, y Maxwell. Todos ellos fueron clara y abiertamente creacionistas. El creacionismo no es una "ciencia," como tampoco lo es el naturalismo. Sin embargo, el creacionismo es plenamente compatible con la ciencia misma.

¿Existe Dios?


¿Existe Dios? ¿Hay evidencia de la existencia de Dios? Encuentro interesante que se de tanta atención a este debate. Las últimas encuestas nos dicen que sobre el 90% de la gente en el mundo de hoy, cree en la existencia de Dios o en algún poder más alto. Sin embargo, de algún modo, la responsabilidad se coloca sobre aquellos quienes creen que Dios existe, para de alguna manera probar que El en realidad existe. Yo personalmente pienso que la responsabilidad está sobre los que no creen.

La existencia de Dios puede ser probada (la creación), pero no negada (Romanos 1:20). Sin embargo, aún la Biblia dice que deberíamos aceptar por fe, el hecho de que Dios existe, "Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6). Si Dios lo deseara así, simplemente podría aparecer, y "probar" a todo el mundo que El existe. Pero si lo hiciera, no habría necesidad de fe. "Jesús le dijo: porque me has visto, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron" (Juan 20:29).

Sin embargo, eso no significa que no hay evidencia de la existencia de Dios. La Biblia declara, "Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras" (Salmos 19:1-4). Al mirar las estrellas, al entender la inmensidad del universo, al observar las maravillas de la naturaleza, al ver la belleza de la puesta del sol – vemos que todas ellas apuntan hacia un Creador, Dios. Si esto no fuera suficiente, también hay evidencia de Dios en nuestros propios corazones. Eclesiastés 3:11 nos dice, "…y ha puesto eternidad en el corazón de los hombres…" Hay algo en lo profundo de nuestro ser, que reconoce que hay algo más allá de esta vida y alguien más allá de este mundo.

Intelectualmente podemos negar este conocimiento, pero la presencia de Dios en nosotros y a través de nosotros, todavía está ahí. A pesar de todo esto, la Biblia nos advierte que todavía hay algunos que niegan la existencia de Dios, "Dice el necio en su corazón: No hay Dios" (Salmos 14:1). Debido a que sobre el 98% de la gente a través de la historia, en todas las culturas, en todas las civilizaciones, en todos los continentes, creen en la existencia de algún tipo de Dios – debe haber algo (o alguien) que causa esta creencia.

Además de los argumentos bíblicos para la existencia de Dios, hay argumentos lógicos. Primero, tenemos el argumento ontológico. La forma más popular del argumento ontológico, usa básicamente el concepto de Dios para probar Su existencia. Este comienza con la definición de Dios como "Ese del cual no puede ser concebido uno más grande". Entonces se sostiene que existir es mayor que no existir, y por tanto el mayor ser concebible debe existir. Si Dios no existió, entonces Dios no sería el mayor ser concebible – pero eso iría a contradecir la definición misma de Dios. El segundo es el argumento teológico. El argumento teológico dice que desde que el universo despliega tal maravilloso diseño, debe haber habido un diseñador Divino. Por ejemplo, aún si la tierra estuviera unos pocos cientos de millas más cerca o más lejos del sol, no sería capaz de mantener mucha de la vida que en la actualidad lo hace. Si los elementos en nuestra atmósfera fueran diferentes aún en un pequeño porcentaje, cada cosa viviente sobre la tierra moriría. Las probabilidades de una simple molécula de proteína formada por casualidad es 1 en 10 elevado a la potencia 243 (es decir, 10 seguido de 243 ceros). Una simple célula consta de millones de moléculas de proteína.

Un tercer argumento lógico para la existencia de Dios es el denominado argumento cosmológico. Cada efecto debe tener una causa. Este universo y todo lo que en el hay es un efecto. Debe haber algo que causó que todo existiera. A la larga, debe haber algo "sin-razón" a fin de provocar que todo lo demás exista. Esa "sin-razón" es Dios. Un cuarto argumento es conocido como el argumento moral. Cada cultura a través de la historia ha tenido alguna forma de ley. Todos tienen un sentido de lo correcto y lo erróneo. El asesinato, la mentira, el robo, y la inmoralidad son rechazados casi universalmente. ¿De dónde vino ese sentido de lo correcto y lo erróneo, sino de un Dios santo?

A pesar de todo esto, la Biblia nos dice que la gente va a rechazar el conocimiento claro e innegable de Dios, y en lugar de ello, creer una mentira. Romanos 1:25 declara, "Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén." La Biblia también proclama que la gente no tiene excusa para no creer en Dios, "Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa" (Romanos 1:20).

La gente demanda no creer en Dios porque "no es científico" o "porque no hay pruebas". La razón verdadera es que una vez que la gente admite que hay un Dios, también deben darse cuenta de que son responsables hacia Dios y que están necesitados de Su perdón (Romanos 3:23; 8:23). Si Dios existe, entonces somos responsables por nuestras acciones hacia El. Si Dios no existe, entonces podemos hacer lo que queramos sin tener que preocuparnos porque Dios nos juzgue. Creo que esa es la razón por la que muchos en esta sociedad, están tan fuertemente aferrados a la evolución – para dar a la gente una alternativa de creer en un Dios Creador. Dios existe y a la larga todo el mundo sabe que El existe. El hecho mismo de que algunos intenten tan agresivamente refutar Su existencia es de hecho un argumento para Su existencia.

Permítame dar un último argumento para la existencia de Dios. ¿Cómo sé que existe Dios? Yo sé que Dios existe porque hablo con El todos los días. No lo escucho hablándome con voz audible, pero siento Su presencia, siento Su guía, conozco Su amor, deseo Su gracia. Han ocurrido cosas en mi vida que no tienen otra explicación posible sino Dios. Dios me ha tan milagrosamente cambiado mi vida que no puedo sino reconocer y alabar Su existencia. Ninguno de estos argumentos en sí, pueden persuadir a alguien que rehúsa reconocer lo que es tan claro. Al final, la existencia de Dios debe ser aceptada por fe (Hebreos 11:6). La fe en Dios no es un salto ciego a la oscuridad, este es un paso seguro a una habitación bien iluminada en donde ya se encuentra el 90% de la gente.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!