Ecosistema: ¿Qué es un Ecosistema? Tipos, Definicion, Terrestres, Acuaticos, Clases, Concepto

Se denomina ecosistema al conjunto de seres vivos y carentes de vida que tienen existencia en un lugar determinado y que guardan relaciones entre sí. El concepto fue introducido a mediados del siglo XX por los ecólogos para dar cuenta del objeto de estudio de la ecología. Es importante destacar que la noción de ecosistema es convencional y relativa, por lo que admite algunas variantes de uso concreto. Por ejemplo, cada ecosistema puede dividirse en otros de menor tamaño y complejidad.

¿Qué es un Ecosistema?

Un ecosistema es una unidad natural formada por todos los seres vivos y los factores ambientales (físicos y químicos) de una zona determinada, donde actúan entre sí, y permanecen en equilibrio.

El reconocimiento de pequeños sistemas ecológicos dentro de la biosfera del planeta, nos permite estudiar las leyes que rigen el funcionamiento de la naturaleza. Un ecosistema puede ser un charco, una pradera, un río, un lago, un bosque, un desierto, etc.

Cada ecosistema tiene sus propias especies, y dentro de él se mantienen en equilibrio gracias a que cada especie utiliza una serie de recursos diferentes, y se adapta a unas condiciones concretas que constituyen el nicho ecológico.

La biosfera está constituida por un mosaico de ecosistemas, cada uno de ellos integrante de otro mayor, hasta llegar finalmente al ecosistema global, que sería todo el planeta. Hay ecosistemas muy complejos, a un alto grado de equilibrio y diversidad; en ellos subsiste un gran número de especies, como ocurre en la selva tropical.

Estos ecosistemas son muy sensibles a cualquier alteración, especialmente a la intervención del ser humano, que muchas veces es un ignorante de las leyes e influencias que regulan las condiciones biológicas de los ecosistemas.

Un ecosistema tiene cierta capacidad de autorregulación, y puede recobrar su equilibrio si el daño producido no ha sido vital. En todos los ecosistemas es posible reconocer al menos dos clases de componentes:

  • Componentes bióticos: Son todas las poblaciones de seres vivientes (animales, vegetales y otros), que habitan en el ecosistema, influyéndose mutuamente de muy diversas formas.

  • Componentes abióticos: Son todos los factores físicos y químicos, no vivos, que sirven de base para la existencia de los seres vivos. Por ejemplo, radiación solar, agua, sales minerales, presión atmosférica, etc.

Clases y Tipos de Ecosistemas

ECOSISTEMA ACUATICO

Ecosistemas que tienen por biotopo algún cuerpo de agua, como pueden ser ríos, lagos, pantanos y demás fuentes. Los dos tipos más destacados son: los ecosistemas marinos, y los ecosistemas de agua dulce.

Así, genéricamente, el montante, variaciones y regularidad de las aguas de un río son de gran importancia para las plantas, animales y personas que viven a lo largo de su curso. La fauna de los ríos es de anfibios como: canutillos, gusarapos, caracodillos, negrillos, mejillones, y truchas.

Los ríos y sus zonas de inundación sostienen diversos y valiosos ecosistemas, no sólo por la cualidad del agua dulce para permitir la vida, sino también por las numerosas plantas e insectos que mantiene y que forman la base de las cadenas tróficas.

En el lecho de los ríos, los peces se alimentan de plantas y los insectos son comidos por las aves, anfibios, reptiles y mamíferos.

Los ecosistemas de aguas pueden considerarse entre los más importantes de la naturaleza y su existencia depende totalmente del régimen que tengan.

Acerca del agua dulce de los ríos, es preciso tener en cuenta que presenta una enorme variedad de composición.

Como esta composición química depende, en primer lugar, de lo que el agua pueda disolver del suelo por el que discurre, o de los lugares a donde se dirige, es el suelo lo que determina la composición química del agua.

Si el suelo es pobre en sales y minerales solubles, también el agua será pobre en sales y minerales. Y, a la inversa, si el suelo es rico en materias químicas solubles, gran parte de su riqueza la cederá al agua, con lo cual ésta contendrá muchas más sales minerales.

Eso es determinante para los tipos de vida animal y vegetal que allí se pueda desarrollar. Así, las principales adaptaciones de los animales y vegetales estarán directamente relacionadas con las características físicas del agua, con la que están permanentemente en contacto los organismos que viven en este medio acuático.

ECOSISTEMA NATURAL

Una unidad constituida por organismos, animales y vegetales que ocupan un ambiente físico dado. En el se producen interacciones múltiples de los organismos con los factores físicos del ambiente y entre los organismos mismos. Estas interacciones conducen a la organización del sistema, de modo que existe un flujo equilibrado de energía, agua y nutrientes (sales minerales). Las características físicas del sistema pueden definirse por los valores de precipitación, temperatura, radiación solar, vientos y propiedades del suelo. Estas características determinan primariamente el tipo de vegetación que allí se puede desarrollar.

ECOSISTEMA TERRESTRE

Los ecosistemas terrestres son aquellos en los que los animales y plantas viven en el suelo y en el aire. Allí encuentran todo lo que necesitan para vivir.

Dependiendo de los factores abióticos de cada ecosistema, podemos definir distintos tipos de hábitat terrestres: desiertos, praderas y selvas.

Los distintos vegetales y animales que habitan cada uno de ellos tienen características diferentes, ya que se han adaptado al hábitat en que viven. Cuando se producen cambios y alguna especie no puede adaptarse, muere pudiendo llegar a extinguirse.

ECOSISTEMA AEREO

Los ecosistemas aéreos están determinados, al igual que cualquier ecosistema, por sus integrantes, la relación entre sus integrantes, y por el medio ambiente que ofrece. Las algas, artemias e insectos que supimos aparecían en el desierto cada vez que llovía llegan a él por medio del viento; la primera colonización vegetal de cualquier nueva de la tierra generalmente es llevada a cabo por los musgos y sus descendientes, utilizando el viento como transporte: liberan sus semillas y sus esporas. El musgo libera millones de esporas al viento, pero debe esperar los períodos secos, pues de otro modo las esporas absorberían humedad y no llegarían muy lejos; esto lo hacen protegiendo a las esporas por medio de cápsulas, que abren cuando las condiciones son favorables. Los hongos liberan aún más esporas al viento que los musgos: los de tamaño normal pueden liberar 100 millones de esporas en tan solo una hora. El viento es también utilizado por plantas, como las orquídeas: cada flor libera hasta 3 millones de semillas al viento, pero como deben ser ligeras, no contienen alimento; por eso sólo algunas sobreviven: las que caen sobre ciertos tipos de hongo capaces de alimentarlas.

Otras plantas dotan con alguna porción de alimento a sus semillas voladoras, pero deben proveerlas de algún mecanismo para incrementar su superficie para así hacerlas flotar más tiempo: alas helicoidales por ejemplo, o “pequeños penachos lanosos”. En todos los casos de difusión por el viento solo una o dos semillas entre millones logra germinar y crecer hasta la madurez, pero son tantas las semillas liberadas que de todos modos este sistema ha logrado ser exitoso, llegando a poblar las zonas más alejadas y disímiles del planeta, como en el caso del musgo, de los hongos o de las orquídeas.

El viento arrastra también muchos insectos que a veces logran llegar vivos a destino; incluidas las arañas que parecieran hacerlo voluntariamente, pues subiendo a lo alto de alguna ramita fabrican un hilo que van soltando al viento y que cuando es lo suficientemente largo es capaz de arrastrarlas. Otros muchos insectos no solamente son llevados por los vientos y las brisas sino que vuelan en él, tienen alas; la carácterística de todos ellos es que no pueden mantener su temperatura corporal, y deben o bien calentar “motores” internamente, aleteando sus alas en el suelo, o bien calentarse al sol para poder volar; por eso varios de ellos, como los abejorros por ejemplo, tienen un cuerpo velludo que los ayuda a mantener el calor, o como las libélulas, sacos de aire aislantes.

Pero para las aves más grandes, y por lo tanto más pesadas, emprender el vuelo no es una tarea tan fácil; muchas de ellas no pueden empezar a volar sin la ayuda del viento: lo típico es que corran contra él, formando colchones de aire que la elevan. El albatros viajero, de alas muy largas, no puede batir sus alas con rapidez: por eso habita siempre en lo alto de las quebradas, dejándose caer en el aire; cuando se juntan a vivir en grupos, suelen hacer fila para los despegues.

Definición de Ecosistema

Una ecosistema es un sistema, es decir un conjunto de elementos que interaccionan entre sí, en el que tales elementos son: medio físico, seres vivos y sus interacciones (predador-presa, parásito-huésped, competencia, simbiosis, polinización, distribución de semillas, etc.).

No está muy lejos de una adecuada definición cuando uno piensa en un ecosistema como una porción de naturaleza definida sobre todo por el tipo de seres vivos que conviven y por su interacción.

Es el objeto de estudio de la ecología. Sus límites los fija el ecólogo de acuerdo a las necesidades de su trabajo, puede ser el estómago de un rumiante con su flora intestinal, un charco de agua, un bosque, un lago. Está compuesto por elementos bióticos (biocenosis) y abióticos (biotopo) que se interrelacionan dinámicamente. Es en otros términos, una unidad funcional donde se integran en forma compleja los elementos vivos y no vivos del ambiente.

Entre los componentes abióticos se encuentran los nutrientes del suelo, el suelo como área de retención de agua y descomposición de materia orgánica, el clima local o microclima. Entre los componentes bióticos, los organismos productores o autótrofos (plantas verdes), los heterótrofos como los herbívoros, carnívoros y parásitos, y los descomponedores o saprófagos (bacterias, hongos, etc.)

En ecosistemas maduros se puede diferenciar una cadena numerosa de niveles tróficos: productores, herbívoros o consumidores primarios, carnívoros primarios o consumidores secundarios, carnívoros secundarios o terciarios y cuaternarios hasta que los organismos descomponedores retroalimentan el sistema actuando sobre cadáveres y excrementos. En ecosistemas jóvenes o inmaduros, en cambio, el número de eslabones o niveles tróficos es mucho menor.

La interrelación entre los seres vivos(la competencia, el parasitismo, etc.) se produce por intermedio de ciclos de materia y flujos de energía de los que depende el funcionamiento de todo el ecosistema. El sistema ecológico (o ecosistema) recibe energía del sol que ingresa como energía radiante, la que es transformada en energía química por las plantas y transferida como alimento al resto de la cadena trófica. Cuando sale, lo hace en forma de energía calórica o migración de especies y erosión que transporta materia orgánica.

Ecosistemas Terrestres

Ecosistemas terrestres son aquellos que se dan sobre la capa de tierra superficial de la Biosfera. Los ecosistemas terrestres ocupan , proporcionalmente, menos superficie que los ecosistemas acuáticos. Mientras que a estos últimos les corresponde aproximadamente un 75 %, los ecosistemas terrestres dominan el 25 % restante. El grupo más numeroso de individuos de los ecosistemas terrestres son los insectos representado por unas 900.000 especies. Dentro de los animales el segundo grupo más significativo serían las aves , con aproximadamente 8500 especies y en tercer lugar los mamíferos con unas 4100 especies. Dentro del mundo de las plantas, existen numerosos tipos las angiospermas son las mas abundantes, con unas 224000 especies frente a las 24000 especies de briofitos.

Ventajas de los ecosistemas terrestres

Los ecosistemas terrestres presentan una mayor disponibilidad de luz dado que la atmósfera es más trasparente que el agua. Igualmente tienen a su disposición disponibilidad de gases, tanto dioxído de carbono, utilizado para la fotosíntesis, como oxígeno necesario para la respiración y nitrógeno que puede ser fijado por los microorganismos del suelo y aprovechado por las plantas u otros organismos.

Características de los ecosistemas terrestres

Las principales factores limitantes de los ecosistemas terrestres son la disponibilidad de agua y radiación solar, la disponibilidad de luz, y la disponibilidad de nutrientes.

La importancia del agua en los ecosistemas terrestres

Las especies animales o vegetales los sistemas terrestres necesitan disponer de agua para poder vivir. Por lo tanto, deben tener a su disposición, una fuente de este líquido que les permita hidratar sus organismos. Las plantas obtienen el agua del suelo y, a traves de sus tallos, la conducen a las hojas y a las partes verdes provistas de clorofila para poder realizar la fotosíntesis y obtener alimentos. Las plantas acuaticas más comunes, que son las algas, carecen de vasos conductores y en muchas plantas acuáticas superiores (Hydrocharitáceas) son muy sencillos.

Una de las primeras diferencias de las plantas acuáticas es que carecen de madera. Las plantas acuáticas tienen una consistencia herbácea porque viven en un medio que puede sostenerlas. Las plantas acuáticas contienen unos elementos de flotación que les permiten flotar en el agua , viven sumergidas en el agua, como la vallisneria (Vallisneria ssp.). Otras solamente tienen las flores fuera del agua y su organismo dentro de ella, como la elodea (Elodea canadensis).

Para absorber agua del suelo las plantas terrestres necesitan de un sistema radical fuerte, que al mismo tiempo, les garantiza su estabilidad al mantenerlas bien estables en su medio. Las plantas acuáticas no necesitan disponer de raíces muy potentes, les basta con pequeñas radículas a traves de las cuales absorben los minerales y el agua. Más aún, estas plantas pueden hacer la misma función a traves de las superficies de contacto con el agua, las cuales, para lograr este cometido, son tiernas. Es especialmente destacable la finura de la superficie externa de las plantas acuáticas sumergidas que les permite absorber minerales y oxígeno disuelto en el agua.

El principal problema con con el que luchan las plantas terrestres es la desecación. El medio aéreo absorbe la humedad por lo tanto las plantas deben tener unos dispositivos que les permitan conservar el agua. La superficies verdes de las planas terrestres estan cubierta de una cutícula que evita la pérdida de agua al mismo tiempo que las defiende del ataque de hongos y bacterias. La cuticula consta de ceras y cutina que le proporciona impermeabilidad. Esta capa puede ser mayor o menor de acuerdo a las condiciones ambientales. Así, por ejemplo, las plantas de ambientes muy secos, como los cactus, poseen una cutícula muy gruesa.

Las hojas de todas las plantas terrestres cuentan con estomas que son una especie de valvulas que permiten la entrada y salida de los gases. A traves de ellos las plantas toman dióxido de carbono y expulsan oxígeno. Al mismo tiempo, al abrirse también expulsan agua, mediante el proceso llamado transpiración. Para evitar una perdida exesiva de agua las plantas tienen la posibilidad de cerrar mas o menos o incluso completamente los estomas. Algunas plantas que viven sobre suelos muy calurosos o salinos pueden realizar la fotosíntesis con los estomas prácticamente cerrados. Son las que se conoce como plantas CAM o plantas con el metabolismo ácido de las crasuláceas.

La absorción de CO2 y la expulsión de O2 en la mayoría de las plantas se produce durante el día ( Imagen superior) , exepto en las plantas crasas que se produce durante la noche y se llama metabolismo C.A.M ( Imagen inferior )

La importancia de los nutrientes en los ecosistemas terrestres

Los principales nutrientes de las plantas son el carbon, el hidrógeno y el óxigeno. Todos ellos se encuentran en cantidades abundantes en la atmósfera en forma de agua y dioxido de carbono. Los vegetales los obtienen por medio de la fotosíntesis, por lo tanto no constituyen factores limitantes.

Si que pueden constituir factores limitantes otra serie de nutrientes que se encuentran en el suelo, los cuales pueden influir mucho en el crecimiento o salud de las plantas, tanto si escasean como si existen en demasiada cantidad. La carencia de estos nutrientes puede ser debida no solamente a la falta de los mismos, sino a la incapacidad de las plantas para absorberlos. Esto último se produce, por ejemplo, en el caso de los suelos con un pH muy alto o muy bajo que no deja disolver ciertos minerales. Así, en los suelos calizos, que tienen un pH alto, puede existir hierro suficiente como para que las plantas teóricamente crezcan adecuadamente, sin embargo, el pH elevado no deja que hierro se disuelva y, practicamente, es como si no existiera.

Otras veces la deficiencia de cierto nutriente viene producida por un exceso de otro nutriente que lo neutraliza . Así, por ejemplo, en los terrenos muy salobres las plantas no adaptadas mostraran rapidamente sintomas de deficiencia de calcio y magnesio porque el sodio es antogonista de estos dos minerales. Las hojas de una planta no adaptada a este tipo de suelos se amarillearían y al final se produciría la defoliación y muerte de este ejemplar no adaptado.

Lista de los nutrientes básicos o esenciales de las plantas

Macronutrientes ( Son tomados en cantidades grandes)

Micronutrientes( Las plantas necesitan pequeñas cantidades)

Azufre (S)
Calcio (Ca)
Fósforo (P)
Magnesio (Mg)
Potasio (K)
Nitrógeno (N)

Hierro (Fe)
Boro (B)
Cloro (Cl)
Cobre (Cu)
Manganeso (Mn)
Molibdeno (Mo)
Zinc (Zn)

Ecosistemas Acuáticos

Con más del 70% del mismo cubierto por ella, existe una amplísima variedad de ecosistemas y formas de vida acuática. Conozcamos cuáles son los diferentes tipos de ecosistemas acuáticos.

En ciencias, llamamos ecosistema a la entidad que se compone como resultado de la interacción entre los seres vivos y su entorno. Con este criterio, los ecosistemas se clasifican de dos maneras: en ecosistemas terrestres y ecosistemas acuáticos. Éstos últimos son amplios sistemas compuestos por organismos vivos y elementos que juntos, interactúan en un ambiente, ya sea en el mar,los océanos o en cualquier otro de agua dulce. De un modo más simple, es una grupo de plantas y animales que dependen de un lugar con agua y del agua en sí para subsistir. Los ecosistemas acuáticos se clasifican como ecosistemas marinos y ecosistemas de agua dulce.

Ecosistemas marinos

Un ecosistema marino incluye océanos, mares, marismas, etc. En este tipo de ecosistema vemos temperaturas poco variables y una alta salinidad del agua (del orden del 3.5%). En estos ecosistemas la luz penetra tan sólo 200 metros desde la superficie. Llamamos región fótica a la región iluminada, mientras que a la oscura se la denomina región afótica. Este tipo de ecosistema acuático comúnmente cuenta con toda clase de mamíferos marinos como focas, ballenas y manatíes, todo tipo de peces y organismos muy pequeños (como plancton, algas y corales).

Ecosistemas de agua dulce

Esta clase de ecosistemas lo constituyen los ríos, lagos, pantanos, bañados, etc. Estos ecosistemas revisten una gran importancia para especies de todo tipo y de todo color, tanto faunística como de flora. En general encontramos muchos anfibios, pero también se puede encontrar un gran número peces asociados a ellos. La amplia presencia de vegetación es una de las características de los ecosistemas de agua dulce y, por ende, el 41 % de los peces del mundo entero se encuentra en este tipo de ecosistema. Además, del 100% de la superficie de la Tierra, cubierto en un 70% por agua, solo el 0.8% está cubierto por ecosistemas de agua dulce.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!