Planetas y Planetas del Sistema Solar: ¿Qué Son Los Planetas? Alineación, Fotos, Características

Un planeta es un cuerpo celeste que generalmente traza su órbita en torno al Sol. Aquellos “planetas” que generalmente orbitan en torno a otras estrellas reciben el nombre de exoplanetas. En el sistema solar los planetas son ocho (nueve con Plutón): Neptuno, que es el más alejado del Sol y está formado por gas y un núcleo sólido; Urano, formado por una atmósfera de hidrógeno, helio y un núcleo de hielos y rocas; Saturno, caracterizado por sus anillos y compuesto principalmente por gas; Júpiter, también gaseoso y el de mayor tamaño; Marte, que es el más parecido a la Tierra; la Tierra, el único planeta en que se conozca que exista la vida; Venus, ya conocido en tiempos prehistóricos; y finalmente Mercurio, que es el más cercano al sol.

Plutón, que antes fue considerado planeta por los astrónomos, ahora se considera planeta enano; este cambio fue motivado en gran medida por el descubrimiento de un cuerpo denominado Eris y que es menos pequeño que Plutón.

Desde hace cientos de años, el cosmos ha sido un gran objeto de estudio para físicos, matemáticos y astrónomos. De manera progresiva, se han ido “descubriendo” cada uno de estos ocho planetas que conforman nuestra galaxia, denominada Vía Láctea. La curiosidad del Hombre, apoyada en su inteligencia, le ha permitido desarrollar instrumentos de medición y observación para profundizar los conocimientos sobre el cosmos, y el estudio planetario.

En el pasado, con la teoría geocéntrica en boga, los planetas se clasificaban según el ángulo que formaban con el sol desde la perspectiva de la Tierra; así, recibían el nombre de planetas inferiores y planetas superiores.

Los planetas también se clasifican según su diámetro y densidad. Así, tenemos a los planetas terrestres, de escaso diámetro y alta densidad y a los planetas jovianos, de gran diámetro y escasa densidad. En el primer grupo podemos encontrar a la Tierra, a Venus, a Mercurio y a Marte, mientras que en el segundo grupo están Júpiter, Urano, Saturno y Neptuno.

Como dijimos antes, los planetas que conforman el sistema solar han sido objeto de innumerables experimentos científicos, desde (predominantemente) la Edad Media hasta la actualidad. Si en los tiempos de Galileo Galilei el telescopio permitió grandes avances en cuanto al establecimiento de teorías astronómicas, hoy las expediciones de organismos como la NASA, han desarrollado importantes instrumentos para la observación “in situ” de planetas, es decir, se envían satélites programados para recoger cierto tipo de datos, que son transmitidos hacia las centrales de monitoreo de NASA en la Tierra, más precisamente, en los Estados Unidos.

En este sentido, Marte ha sido uno de los planetas más explorados, y donde se han encontrado mayor cantidad de elementos que presentan algún tipo de similitud con elementos terrestres, como pueden ser rocas o cierto tipo de minerales. Es el planeta que, luego de la Tierra, muchos afirman que podría ser (si Dios quiere) posible la vida.

Características Principales de los Planetas

Mercurio: es el planeta más cercano al Sol y el más pequeño, se asemeja a la Luna por su gran cantidad de cráteres y montañas. Presenta un color gris en su superficie. En algunas épocas del año se puede observar al amanecer y en otras al atardecer. Su movimiento de rotación es muy lento, tarda 58 días en dar un giro completo, y el de traslación 88 días. Mide aproximadamente la mitad de la Luna.

Venus: ocupa el segundo lugar de proximidad al Sol. Es el planeta más brillante, y se puede observar desde la Tierra; se le conoce como el lucero de la mañana o estrella vespertina; presenta color blanco. Su movimiento de rotación es retrógrado. Su superficie alcanza los 480° C, por lo que se le considera el planeta más caliente.

Tierra: ocupa el tercer lugar en distancia al Sol y el quinto en tamaño. Fotografías espaciales muestran que tiene un color azulado. El 29% de su superficie es visible y el resto está cubierto por agua. Posee atmósfera; capa gaseosa que envuelve al globo terráqueo, mantenida por la atracción de la gravedad y compuesta por 70% de nitrógeno, 21% de oxígeno y en diferentes proporciones, carbono, argón y otros. Su temperatura, el tipo de atmósfera y la presencia de agua le dan condiciones para que exista vida en ella.

Marte: ocupa el cuarto lugar en relación con el Sol. Tiene una atmósfera tenue y casquetes polares. Su aspecto nocturno es el de una estrella roja brillante. Su periodo de rotación es de 24 horas 37 minutos y 22,6 segundos. En él se localizan cuatro volcanes, uno de ellos es Monte Olimpo a una altitud de 27.000 m sobre el datum marciano.

Júpiter: es el mayor de los planetas del Sistema Solar. Ocupa el quinto lugar en cercanía al Sol. Se le conoce como “El gigante de todos los planetas”. Es un planeta gaseoso. En luminosidad le sigue a Venus. Se caracteriza por una gran mancha roja en su superficie, tiene anillos semejantes a los de Saturno y cuenta con 16 satélites, cuatro de ellos más grandes que la Luna. Su día es de 10 horas.

Saturno: ocupa el sexto lugar en cercanía al Sol y es el segundo planeta en tamaño. Es un planeta gaseoso que gira con rapidez. Tiene un núcleo sólido cubierto por una capa de hielo. Presenta un color amarillento y está rodeado de anillos. Giran a su alrededor 17 satélites: Titán es el de mayor tamaño. Por su baja densidad podría flotar en el agua.

Urano: ocupa la séptima órbita en el Sistema Solar y es el tercero en tamaño. Su periodo de rotación es de 17 horas. Inicialmente fue considerado como cometa por su estado gaseoso con atmósfera de hidrógeno, helio y metano. Tiene 9 anillos cuya composición parece ser de gas o partículas de helio. Presenta una rotación retrógrada al igual que sus 15 satélites.

Neptuno: es el octavo planeta en relación con la cercanía del Sol, lo que lo hace un planeta frío, con temperaturas de –230° C; presenta un color verdoso. Está cubierto por una capa de neblina compuesta de cristales de hielo. Su núcleo es rocoso y cubierto por hielo, es un planeta gaseoso. Desde la Tierra no se puede ver a simple vista, presenta un color azul y un sistema de 5 anillos formados por polvo de hielo y rocas opacas. Circulan alrededor de él 9 lunas muy pequeñas y cubiertas de hielo con temperaturas hasta de –200° C. Para dar una vuelta completa alrededor del Sol (movimiento de traslación), necesita 164.79 años.

Plutón: es el planeta más pequeño y el último de nuestro Sistema Solar, de brillo amarillento. Describe una órbita extraña, pues es muy elíptica y a veces entra en la de Neptuno. Su temperatura se estima en -200° C y su movimiento de traslación lo realiza en 248.5 años.

Los Planetas del Sistema Solar

Los planetas del Sistema SolarEsencialmente, un planeta se diferencia de una estrella en su cantidad de masa, mucho menor. A causa de este déficit, los planetas no desarrollan procesos de fusión termonuclear y no pueden emitir luz propia; limitándose a reflejar la de la estrella entorno a la cual generalmente giran. Históricamente se han distinguido nueve: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón; sin embargo, existen otros cuerpos planetarios que por sus grandes dimensiones podrían ser considerados también como planetas. Éste es el caso de Ceres que con un diámetro superior a los 1. 000 km es empero, clasificado como un asteroide.

La mayoría de los planetas recorren sus órbitas alrededor del Sol en sentido contrario al de las agujas del reloj, fenómeno que se conoce como traslación directa. Los Planetas tienen órbitas prácticamente circulares, según las leyes de Kepler son elipses o círculos achatados. La desviación de la forma circular está cuantificada por el valor de la excentricidad.

La distancia media Tierra-Sol se usa como unidad de longitud y se denomina Unidad Astronómica (UA). Las distancias medias entre el Sol y los Planetas aumentan en progresión geométrica desde Mercurio hasta Plutón.

Cada Planeta realiza una revolución completa alrededor del Sol en un tiempo denominado Periodo Sideral. Este periodo aumenta geométricamente con la distancia al Sol según la tercera ley de Kepler. Los períodos siderales van desde los 88 días de Mercurio hasta los 248 años de Plutón. Las velocidades orbitales de los planetas disminuyen con la distancia (desde 45 km/s para Mercurio hasta 5 km/s para Neptuno), pero son todas del mismo sentido.

Los Planetas tienen un movimiento de rotación entorno a su propio eje y en el mismo sentido que el de su traslación alrededor del Sol. Los períodos de rotación van desde los 243 días de Venus hasta las 10 hours que tarda Júpiter en dar una vuelta sobre si mismo. Los ejes de rotación de los planetas muestran diversas inclinaciones respecto de la eclíptica. La mayor parte del los Planetas poseen numerosos satélites, que generalmente orbitan en el plano ecuatorial del planeta y en el mismo sentido de su rotación. Las órbitas de los diferentes satélites de un planeta siguen a su vez la ley de Titus-Bode.

Los planetas ligeros o gigantes se localizan en la parte externa del Sistema Solar. Tienen densidades pequeñas, que reflejan su pequeña cantidad de silicatos. Son planetas constituidos básicamente por hidrógeno y helio, reflejo de la composición de la nebulosa solar primigenia. Tienen importantes actividades meteorológicas y procesos de tipo gravitacional en los que el planeta se va compactando, con un pequeño núcleo y una gran masa de gas en convección permanente. Otra característica común, es el poseer anillos formados por pequeñas partículas en órbitas más cercanas que las de sus satélites. A este tipo pertenecen Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Los grandes planetas, Júpiter y Saturno, poseen sistemas de satélites, que en cierto modo, son modelos en miniatura del Sistema Solar. Aunque no disponen de fuentes termonucleares de energía, siguen liberando energía gravitatoria en cantidad superior a la radiación solar que reciben.

Los planetas densos o terrestres, están situados en la parte interna del Sistema Solar, zona que comprende desde la órbita de Mercurio hasta el cinturón de asteroides. Tienen densidades entre tres y cinco gramos por centímetro cúbico. Se ha producido una selección muy alta de la materia, dando lugar a productos como uranio, torio, y potasio, con núcleos inestables que acompañan fenómenos de fisión radiactiva. Estos elementos han desarrollado el suficiente calor como para generar vulcanismo y procesos tectónicos importantes. Algunos son todavía activos y han borrado los rasgos de su superficie original. Son ejemplos la Tierra, Io, y Venus.

No obstante, existen otros cuerpos planetarios que han sufrido una intensa craterización de su superficie (Luna, Marte, Fobos, Demos, Venus, en parte, Mercurio e incluso los asteroides). La presencia de cráteres en las superficies planetarias indica cómo ha variado la abundancia de objetos en el espacio interplanetario a lo largo de su evolución, proporcionando una clave para comprender la historia de cada uno de los planetas interiores.

Alineación Planetaria

Debido a que los planetas de nuestro sistema Solar giran sobre sus órbitas con velocidades diferentes en apariencia desde la Tierra los vemos desplazarse sobre el cielo nocturno a diferencia de las estrellas que también en apariencia parecen estar siempre fijas unas con respecto a las otras.

Algunas veces los planetas parecen acercarse unos a otros y cuando su separación es mínima se dice que están en conjunción. Estas conjunciones se pueden dar entre dos o más planetas, entre planetas y la Luna, entre planetas y el Sol o entre el Sol y la Luna, cuando esto último secede la Luna está en su fase de Luna Nueva,

El 5 de mayo de 2000 estuvieron "Alineados" los cinco planetas que pueden verse a simple vista que son Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno; además del Sol y la Luna.

La llamada alineación se refiere NO a una línea exacta en la cual estarán los planetas, se refiere más bien a que todos estos objetos celestes se observaron hacia un mismo lado del cielo comprendido en un ángulo de 26 grados de arco, para darnos una idea de lo que esto representa diré que si extendemos nuestro brazo delante de nosotros y separamos los dedos al máximo nuestra vista abarca unos 30 grados o que la Luna llena mide cerca de medio grado.

Aunque este fenómeno no es muy común (se observó algo similar en mayo del 2002) pero aún así esta "alineación" NO causa ningún efecto gravitacional sobre la Tierra, bueno, nada fuera de lo que a diario sucede.

La suma total de las fuerzas gravitatorias de los 8 planetas que están en nuestro sistema y suponiendo que estuvieran en una línea recta exacta ejercería una fuerza unas 10 000 veces menor a la que ejerce la Luna a diario sobre cualquier punto de nuestro planeta.

Por desgracia este fenómeno No fue visible pues los planetas estaban detrás del Sol casi todos sobre la constelación de Aries, aquí está una imagen de como veríamos esta alineación si no fuera por el gran brillo de nuestro astro rey.

Características de los Ocho Planetas

Nuestro sistema solar tiene ocho planetas reconocidos, cada uno con sus características únicas. Hay dos tipos principales de los planetas del sistema solar, terrestre y gigantes gaseosos. Los cuatro planetas más cercanos al Sol, Mercurio, Venus, Tierra y Marte, son los planetas terrestres. Son más pequeños con superficies rocosas y ambientes relativamente poco profundos. Los gigantes gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) son planetas más grandes, pero a la mayoría de este tamaño se les atribuyen los ambientes increíblemente grandes con núcleos pequeños y helados.

Mercurio

Mercurio es el planeta más cercano al sol. Su superficie llena de cráteres puede alcanzar más de 800 grados Fahrenheit (426 grados Celsius), debido a su proximidad al sol y a su lenta rotación. Sólo un poco más grande que la luna de la Tierra, es el planeta más pequeño del sistema solar. No tiene lunas, anillos, y tiene una atmósfera muy delgada.

Venus

El segundo planeta desde el Sol, Venus, es ligeramente más pequeño que la Tierra. Debido a su relativa proximidad a la Tierra, es el planeta más grande visto en el cielo nocturno. La superficie llena de cráteres del planeta está caliente, con temperaturas de su superficie de alrededor de 900 grados Fahrenheit (482 grados Celsius). Venus tiene una atmósfera espesa de ácido sulfúrico y dióxido de carbono. La densidad de su atmósfera hace que la presión del aire sea 90 veces la de la Tierra. Esto hace decididamente que el planeta sea inhóspito para la vida.

Tierra

La Tierra, el tercer planeta desde el Sol y el planeta más grande terrestre, es el único planeta conocido que tiene los seres vivos y el único con agua líquida en su superficie. La atmósfera se compone principalmente de nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono es crucial para la capacidad de la Tierra para sustentar la vida. La superficie de la tierra es principalmente agua, pero con grandes masas de tierra y una variedad sorprendente de diferentes ecosistemas.

Marte

Marte, también llamado el Planeta Rojo, es el cuarto planeta del Sistema Solar. Su superficie se caracteriza por las tormentas de polvo, volcanes grandes y profundos valles. El color rojo de la superficie proviene del óxido de hierro u óxido en el suelo. Algunas de las características de la superficie de Marte, como lechos de ríos secos, insinúan la existencia de agua anteriormente en el planeta. La atmósfera es muy delgada en Marte, con sólo 1/100 de la presión de aire de la Tierra y el planeta es relativamente frío con temperaturas superficiales que van desde 171 hasta 32 grados Fahrenheit (77 hasta 0 grados Celsius).

Júpiter

Más lejos del sol, más allá de un anillo de asteroides, se encuentra el planeta más grande de nuestro sistema solar (Júpiter) el primero de los planetas gaseosos gigantes. Sus patrones característicos de nubes de colores son causados por las tormentas de enormes remolinos en su atmósfera. El más grande y más distintivo de estos, la Gran Mancha Roja, es lo suficientemente grande como para tragarse la Tierra. El interior de este gran planeta es principalmente hidrógeno y helio. Júpiter tiene 63 lunas y un sistema de anillos débil.

Saturno

Saturno, el sexto planeta desde el Sol y el gigante de gas en segundo lugar, es único porque un conjunto amplio y complejo de la órbita de los anillos del planeta en una banda delgada. Saturno es grande, de alrededor de 9,5 veces el radio de la Tierra. Tiene 62 lunas en su órbita. El interior de Saturno, como Júpiter, se compone principalmente de hidrógeno y helio en estado líquido a causa de la fuerte presión.

Urano

Aunque la mayoría de los planetas giran sobre su eje con una ligera inclinación, el gigante gaseoso Urano gira sobre un plano con la órbita del sol. Esto crea cambios únicos estacionales. Este planeta frío es de cuatro veces el diámetro de la Tierra, y está hecho de una atmósfera de metano con un núcleo denso de metano. Urano tiene un sistema de anillos débil y 27 lunas en su órbita.

Neptuno

El planeta azul Neptuno es el más alejado del sol, y al igual que Urano, es un lugar muy frío. Debido a su distancia del Sol, un año en Neptuno es de 165 años terrestres. La gran cantidad de metano en la atmósfera da al planeta su color azul, y el interior frío del planeta es principalmente hielo de metano. Es un planeta relativamente grande. Al igual que Urano, tiene un diámetro de aproximadamente cuatro veces mayor que el de la Tierra. Trece lunas y un débil sistema de anillos órbitan alrededor del planeta.

Características del Sistema Solar

Características del Sistema SolarEl Sistema Solar está formado por una estrella central, el Sol, los cuerpos que le acompañan y el espacio que queda entre ellos.

La mayoría de los planetas giran alrededor del Sol. Los nueve planetas de nuestro sistema solar son: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y el planeta enano, Plutón. La Tierra es nuestro planeta y tiene un satélite, la Luna. Algunos planetas tienen satélites, otros no.

Los asteroides son rocas más pequeñas que también giran, la mayoría entre Marte y Júpiter. Además, están los cometas que se acercan y se alejan mucho del Sol.

A veces llega a la Tierra un fragmento de materia extraterrestre. La mayoría se encienden y se desintegran cuando entran en la atmosfera. Son los meteoritos.

Los planetas, muchos de los satélites de los planetas y los asteroides giran alrededor del Sol y la Tierra en la misma dirección, en órbitas casi circulares. Cuando se observa desde lo alto del polo norte del Sol, los planetas orbitan en una dirección contraria al movimiento de las agujas del reloj.

Casi todos los planetas orbitan alrededor del Sol y la Tierra en el mismo plano, llamado eclíptica. Plutón es un caso especial ya que su órbita es la más inclinada y la más elíptica de todos los planetas. El eje de rotación de muchos de los planetas es casi perpendicular al eclíptico. Las excepciones son Urano y Plutón, los cuales están inclinados hacia sus lados.

Foto 2El Sol contiene el 99.85% de toda la materia en el Sistema Solar. Los planetas contienen sólo el 0.135% de la masa del sistema solar. Júpiter contiene más de dos veces la materia de todos los otros planetas juntos.

Los satélites de los planetas, cometas, asteroides, meteoroides, y el medio interplanetario constituyen el restante 0.015%.

Casi todo el sistema solar por volumen parece ser un espacio vacío que llamamos "medio interplanetario". Incluye varias formas de energía y se contiene, sobre todo, polvo y gas interplanetarios.

Desde siempre los humanos hemos observado el cielo. Hace 300 años se inventaron los telescopios. Pero la auténtica exploración del espacio no comenzó hasta la segunda mitad del siglo XX.

Desde entonces se han lanzado muchisimas naves. Los astronautas se han paseado por el espacio. Vehículos equipados con instrumentos han visitado algunos planetas y han atravesado el Sistema Solar.

Más allá, la estrella más cercana es Alfa Centauro. Su luz tarda 4,3 años en llegar hasta aquí. Ella y el Sol son sólo dos entre los 200 billones de estrellas que forman la Via Láctea, nuestra Galaxia.

Hay millones de galaxias que se mueven por el espacio intergaláctico. Entre todas forman el Universo, cuyos límites todavía no conocemos. Pero los astrónomos continúan investigando...

Características de los Planetas Terrestres (o Rocosos)

Un planeta terrestre, también denominado planeta telúrico o planeta rocoso, es un planeta formado principalmente por silicatos. Los planetas terrestres son sustancialmente diferentes de los planetas gigantes gaseosos, los cuales puede que no tengan una superficie sólida y están constituidos principalmente por gases tales como hidrógeno, helio y agua en diversos estados de agregación. Todos los planetas terrestres tienen aproximadamente la misma estructura: un núcleo metálico, mayoritariamente férreo, y un manto de silicatos que lo rodea. La Luna tiene una composición similar, excepto el núcleo de hierro. Los planetas terrestres tienen cañones, cráteres, montañas y volcanes. Además tienen atmósferas secundarias, procedente de sus procesos geológicos internos, al contrario que los gigantes gaseosos que poseen atmósferas primarias, capturadas directamente de la nebulosa solar original.

El Sistema Solar tiene cuatro planetas terrestres: Mercurio, Venus, La Tierra y Marte, y un planeta enano en el Cinturón de asteroides, Ceres, llamados conjuntamente planetas interiores. Los objetos transneptunianos como Plutón se parecen a los planetas terrestres en que tienen una superficie sólida, pero son mayoritariamente hielo. Desde el punto de vista de estático, algunas grandes lunas del sistema solar también son planetas telúricos en función de que son planetas secundarios y son formaciones rocosas, aun con esto no puede considerarse como tales a todas las lunas rocosas. Sólo un planeta terrestre, la Tierra, tiene una hidrosfera activa.

Planetas Terrestres Extrasolares

La mayoría de los planetas exteriores al Sistema Solar encontrados hasta la fecha son gigantes gaseosos, simplemente porque son más grandes y más fáciles de hallar o inferir a partir de observaciones. Sin embargo, se sospecha que existen un gran número de planetas de tipo terrestre.

Los primeros planetas terrestres extrasolares fueron detectados por Aleksander Volszczan orbitando el púlsar PSR B1257+12. Sus masas son 2,0, 4,3 y 3,9 veces la de la Tierra. Fueron encontrados debido a que ocultaban periódicamente las emisiones de radio de dicho púlsar. Si no hubieran estado orbitando un púlsar no hubieran sido detectados.

Cuando se encontró 51 Pegasi b, el primer planeta extrasolar orbitando una estrella de tipo solar (51 Pegasi), muchos astrónomos dieron por hecho que se trataba de un planeta terrestre, al suponer que un gigante gaseoso no podría existir en una órbita tan cercana (0,052 UA), pero posteriores mediciones confirmaron que se trataba de un gigante gaseoso.

Características de los Planetas Gigantes Gaseosos

Un gigante gaseoso es un planeta gigante que no está compuesto mayoritariamente de roca u otra materia sólida sino de fluidos; aunque dichos planetas pueden tener un núcleo rocoso o metálico. Se cree que tal núcleo es probablemente necesario para que un gigante gaseoso se forme, pero la mayoría de su masa es en forma de gas, o gas comprimido en estado líquido.

A diferencia de los planetas rocosos o terrestres, los gigantes gaseosos no tienen una superficie bien definida. Términos como dimensión, área superficial, volumen, temperatura superficial o densidad superficial pueden referirse a la capa exterior vista desde fuera, por ejemplo desde la Tierra.

En el Sistema Solar hay cuatro gigantes gaseosos: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Estos planetas son conocidos también como los «planetas jovianos» o planetas exteriores.

Urano y Neptuno han sido considerados por los científicos como una subclase separada de planetas gigantes, gigantes helados, también denominados «planetas uranios», debido a su estructura principalmente compuesta de hielo, roca y gas. Se diferencian de gigantes gaseosos «tradicionales», como Júpiter y Saturno, porque su proporción de hidrógeno y helio es mucho más baja, principalmente por su mayor distancia al Sol.

Actualmente se conoce la existencia de muchos gigantes gaseosos fuera del Sistema Solar, debido a que la mayoría de los planetas extrasolares conocidos son precisamente de este tipo de planeta.

Se puede denominar planetas gigantes a un planeta que está compuesto principalmente de hidrógeno y metano y que además no tiene superficie sólida a diferencia de los planetas terrestres . En este caso es posible encontrarlos en distintos lugares del Universo.

Características de los Planetas Gigantes Helados

Científicos han considerado a Urano y a Neptuno como una subclase separada de planetas gigantes: gigantes helados, que, debido a su estructura, principalmente constituida por hielo, roca y gas, también se les denomina «planetas uranios». Se diferencian de gigantes gaseosos «tradicionales», como Júpiter y Saturno, porque su proporción de hidrógeno y de helio es mucho más baja, principalmente por su mayor distancia al Sol.

Las capas atmosféricas son muy brumosas, con una pequeña cantidad de metano, que les aporta sus característicos colores aguamarina y azul ultramar, respectivamente. En ambos existen campos magnéticos fuertemente inclinados con respecto a sus ejes de rotación. A diferencia de los otros gigantes gaseosos, en Urano la inclinación axial es muy elevada, lo cual provoca que sus estaciones tiendan a ser sumamente extremosas.

En los dos planetas ocurren otras diferencias sutiles, pero importantes. A pesar de que, en general, Urano es menos masivo que Neptuno, contiene más hidrógeno y helio. Neptuno es por lo tanto más denso y preserva mucho más calor interno y un ambiente más activo.

Características de los Planetas Enanos

Un planeta enano es el término creado por la Unión Astronómica Internacional (UAI) para definir a una nueva clase de cuerpos celestes, diferente de la de "planeta" y de la de "cuerpo menor del Sistema Solar" (y/o "planeta menor"). Fue introducida en la resolución de la UAI el 24 de agosto de 2006, sobre la definición de planeta para los cuerpos del Sistema Solar.

Las siete mayores lunas del Sistema Solar y Plutón (el objeto más pequeño).

Según la Unión Astronómica Internacional, un planeta enano es aquel cuerpo celeste que:

  • Está en órbita alrededor del Sol (o una estrella).

  • Tiene suficiente masa para que su propia gravedad haya superado la fuerza de cuerpo rígido, de manera que adquiera un equilibrio hidrostático (forma casi esférica).

  • No es un satélite de un planeta u otro cuerpo no estelar.

  • No ha limpiado la vecindad de su órbita.

Según estas características, la diferencia entre los planetas y los planetas enanos es que estos últimos no han limpiado la vecindad de su órbita.

De acuerdo con la definición de la UAI, aquellos objetos que respecto del sol están más allá de la órbita de Neptuno reciben el nombre de objetos trasneptunianos. Si un objeto celeste cumple con la definición de planeta enano y pertenece también al grupo de los transneptunianos (si está en la intersección de esos conjuntos) se denomina plutoide.

Las consecuencias más inmediatas de esta nueva definición fueron la pérdida de Plutón del estatus de "planeta" y su renombramiento como planeta enano, y el aumento de categoría de Ceres, antes considerado un asteroide, y de Eris, conocido anteriormente como Xena (de manera informal) o por su denominación provisional (2003 UB313).

Características de los Planetas Extrasolares (o Exoplanetas)

Se denomina planeta extrasolar o exoplaneta a un planeta que orbita una estrella diferente al Sol y que, por tanto, no pertenece al Sistema Solar.

Los planetas extrasolares se convirtieron en objeto de investigación científica en el siglo XX. Muchos astrónomos suponían que existían, pero no había forma de saber lo comunes que eran o lo similares que podrían ser a los planetas de nuestro sistema solar. La primera detección confirmada se hizo en 1992, con el descubrimiento de varios planetas de masa terrestre orbitando el púlsar PSR B1257+12. La primera detección confirmada de un planeta extrasolar que orbita alrededor de una estrella con características de la secuencia principal similar a nuestro Sol, se hizo en 1995 por los astrónomos Michel Mayor y Didier Queloz. El planeta descubierto fue 51 Pegasi b. Desde entonces se han sucedido en ritmo creciente los descubrimientos de nuevos planetas.

La mayoría de planetas extrasolares conocidos son gigantes gaseosos igual o más masivos que el planeta Júpiter, con órbitas muy cercanas a su estrella y períodos orbitales muy cortos, también conocidos como Júpiteres calientes. Con todo, exoplanetas comparables al nuestro empiezan a ser detectados, conforme las capacidades de detección y el tiempo de estudio aumentan. El primer sistema extrasolar descubierto con más de un planeta fue Upsilon Andromedae.

Características de los Planetas Interestelares (Vagabundos o Errantes)

Un planeta interestelar (también conocido como planeta vagabundo, planeta errante, planeta huérfano o de forma inexacta como planemo) es un objeto con una masa igual o equivalente a la de un planeta pero que no está gravitacionalmente sujeto a ninguna estrella, y por tanto se mueve por el espacio como un objeto independiente.

Representación artística de un planeta interestelar del tamaño de Júpiter.

Algunos astrónomos se refieren a estos objetos como "planetas", generalmente porque creen que esos objetos eran los planetas que fueron expulsados de la órbita alrededor de una estrella. Algunos científicos han argumentado que esos objetos encontrados vagando en el espacio deben ser clasificados como "planetas"; sin embargo, otros han sugerido que podrían ser estrellas de baja masa. Además, estos objetos pueden haberse formado por si mismos a través de la nube de gas colapsada similar a la formación de estrellas, en cuyo caso nunca habrían sido planetas.

Características de los Planetas de Carbonos

Un planeta de carbono, también denominado planeta de diamante o planeta de carburo, es un tipo de planeta terrestre propuesto por Marc Kuchner con capas internas de diamante de varios kilómetros de espesor. Los planetas de diamante podrían formarse en los discos protoplanetarios encontrados alrededor de muchas estrellas, si estos son ricos en carbono y pobres en oxígeno.

Aspecto de un Planeta de Carbono.

En octubre de 2012 se anunció que 55 Cancri e en la constelación de Cáncer, era un planeta de diamante y que, aunque no era el primero en ser detectado, si era el primero en orbitar una estrella similar al Sol.

Esta clase de planeta tendría que desarrollarse (o creado) de manera diferente a la de la Tierra, Marte y Venus, planetas de silicatos formados principalmente de compuestos de oxígeno y silicio. Las teorías predicen que tales planetas probablemente tendrían un núcleo de hierro similar al de los planetas terrestres conocidos y un manto liquido de carbonatos. Tendrían una superficie de carburo de silicio y carburo de titanio, cubierta con una capa de carbono que se encontraría en forma de grafito, posiblemente con una capa de diamante en el interior si el planeta es lo bastante grande para producir la presión suficiente.

La superficie sería rica en hidrocarburos y monóxido de carbono con una atmósfera de metano y otros compuestos carbónicos. Si Dios quiere, la vida sería posible en este tipo de planetas, sobre todo si el agua está presente, pero el fuerte carácter reductor de dicho medio ambiente podría significaría que las formas de vida de estos planetas tengan un metabolismo invertido al de las formas de vida terrestre que predominan en la actualidad, usando compuestos ricos en oxígeno como alimento para reaccionar con la atmósfera rica en carbono.

Los planetas del púlsar PSR 1257+12 podrían ser planetas de carbono, posiblemente formados a causa del colapso de una estrella de carbono al envejecer. Otros buenos candidatos a ser planetas de carbono podrían ser aquellos localizados cerca del centro de la galaxia, donde las estrellas tienen más carbono que el Sol. Se ha detectado que el disco de polvo de la estrella Beta Pictoris es rico en carbono y podrían estar formándose planetas de este tipo.

Dado que las estrellas al morir expulsan al espacio grandes cantidades de carbono, en el futuro al ir sucediéndose generaciones de estrellas y aumentar la cantidad presente de dicho elemento, el número de planetas de carbono irá aumentando hasta que quizás en un futuro lejano todos los planetas que se formen acaben por ser de éste tipo.

Más Información de los Planetas y sus Características

Mercurio

Mercurio, “mensajero de los dioses” (en la mitología romana), representado con un casco alado.

- Diámetro ecuatorial: 4.878 km.
-
Elementos constituyentes: hierro, oxígeno, silicio, magnesio, aluminio, calcio, níquel
-
Temperatura superficial: 327 a -183 grados Celsius
-
Gravedad superficial: 0,38
-
Velocidad de escape: 4,3 km./s
-
Distancia media al Sol: 0,387 unidades astronómicas
-
Período de rotación: 58,65 días terrestres
-
Satélites: ninguno

Por su proximidad al sol, Mercurio es visible bajo la luz tenue del amanecer y del crepúsculo. Los astrónomos griegos lo denominaron Apolo cuando aparecía como estrella de la mañana y Hermes en sus apariciones vespertinas.

En la mitología griega, Mercurio, “dios de las sandalias aladas” y “mensajero del Olimpo” (Hermes) ha perpetuado su nombre en el planeta como referencia a la rapidez de su movimiento sobre el firmamento.

Mercurio es el primer planeta del Sistema Solar, por su proximidad a la estrella y el de menor tamaño.

Conocido por los antiguos astrónomos sumerios y griegos, Mercurio representó para la física uno de los más grandes enigmas. La determinación de su órbita desafió trabajos tan eminentes como los de Johannes Kepler e Isaac Newton que no lograron explicarla completamente.

Correspondió a Albert Einstein en 1915 explicar con su teoría de la relatividad general el movimiento completo de Mercurio lo que constituyó uno de sus más tempranos y espectaculares éxitos.

Venus

Venus para los romanos y Afrodita para los griegos, es, en la mitología pagana, del “diosa del amor y la belleza” y un símbolo de la “femineidad” y “sensualidad” (lascivia o inmoralidad).

- Diámetro ecuatorial: 12.104 km.
-
Elementos constituyentes: hierro, oxígeno, níquel, magnesio, silicio, aluminio, calcio, uranio, potasio, titanio, manganeso, torio.
-
Temperatura superficial: 482 grados Celsius
-
Gravedad superficial: 0,90
-
Velocidad de escape: 10,3 km./s
-
Distancia media al Sol: 0,723 unidades astronómicas
-
Período de rotación: -243,01 días terrestres (movimiento retrógrado)
-
Satélites: ninguno

La primera observación telescópica de Venus, realizada por Galileo Galilei en el siglo XVII, descubrió en el planeta fases de luminosidad similares a las de la Luna.

Venus es el segundo planeta del Sistema Solar en relación de distancias del Sol. Por su posición, Venus se ve al atardecer y al amanecer.

El nombre de Venus, “Divinidad Romana del Amor y la Belleza”, no puede ser más contradictorio con las características del planeta, porque aunque Venus es del mismo tamaño que la Tierra, las condiciones de su entorno son muy parecidas a las que imaginamos en un infierno! (Características muy adecuados para el “símbolo” de la sensualidad, lascivia y inmoralidad sexual!)

Venus está cubierto por nubes de vapor de agua y ácido sulfúrico tan densas que no podemos ver su superficie sin sofisticados sistemas de radar. Las temperaturas en la superficie del planeta sobrepasan los 460 grados Celsius y la lectura de un barómetro alcanzaría una cifra cien veces más alta que en la Tierra.

Dado que la atmósfera es casi completamente de dióxido de carbono podemos concluir que Venus padece de un fuerte efecto invernadero. La radiación del sol calienta la superficie igual que la de la Tierra, pero el calor no puede disiparse a través del espeso capullo de dióxido de carbono y nubes. Incluso por la noche la temperatura apenas disminuye.

Tierra

Desde la perspectiva que tenemos en la Tierra, nuestro planeta parece ser grande y fuerte con un océano de aire interminable. Desde el espacio, los astronautas frecuentemente tienen la impresión de que la Tierra es pequeña, con una delgada y frágil capa de atmósfera.

- Diámetro ecuatorial: 12.756 km.
-
Temperatura superficial (promedio): 14° C (287° K; 57.2° F). Temperatura mínima: -89.2 °C (-128.6 °F), el 21 de julio 1983 (Base Vostok en la Antártida). Temperatura media: 18 °C a 27 °C (64.4 °F a 80.6 °F). Temperatura máxima (aire): 56.7 °C (134 °F), en el Greenland Ranch (Furnace Creek), Death Valley, California. Temperatura máxima (superficie): Un satélite de la NASA documentó temperaturas en superficie en el Dasht-e-Lut (Desierto de Lut, Irán) de hasta 70.7 C (159.3 F) en 2004 y 2005. Temperatura máxima (núcleo): 7,000 °C (12,632 °F)- Gravedad superficial: 9,80665- Velocidad de escape: 11,18 km./s
-
Distancia media al Sol: 149,600,000
-
Días para un año: 365,256

- Horas para un día: 23,9345- Satélites: Uno

La Tierra es el tercer planeta más cercano al Sol, a una distancia de alrededor de 150 millones de kilómetros (93.2 millones de millas). Tiene un diámetro de 12,756 kilómetros (7,973 millas), solamente unos cuantos kilómetros más grande que el diámetro de Venus. Nuestra atmósfera está compuesta de un 78 por ciento de nitrógeno, 21 por ciento de oxígeno y 1 por ciento de otros constituyentes.

La Tierra es el único planeta en el sistema solar que se sabe que mantiene vida. El núcleo de hierro y níquel de nuestro planeta generan un campo magnético extenso, que, junto con la atmósfera, nos protege de casi todas las radiaciones nocivas provenientes del Sol y de otras estrellas. La atmósfera de la Tierra nos protege de meteoritos, la mayoría de los cuales se desintegran antes de que puedan llegar a la superficie.

De nuestros viajes al espacio, hemos aprendido mucho acerca de nuestro planeta hogar. El primer satélite americano, el Explorer 1, descubrió una zona de intensa radiación, ahora llamada los cinturones de radiación Van Allen. Esta capa está formada por partículas cargadas en rápido movimiento que son atrapadas por el campo magnético de la Tierra en una región con forma de dona rodeando el ecuador. Otros descubrimientos de los satélites muestran que el campo magnético de nuestro planeta está distorsionado en forma de una gota debido al viento solar. También sabemos ahora que nuestra fina atmósfera superior, que antes se creía era calmada y sin incidentes, hierve con actividad creciendo de día y contrayéndose en las noches. Afectada por los cambios en la actividad solar, la atmósfera superior contribuye al tiempo y clima en la Tierra.

Además de afectar el clima en la Tierra, la actividad solar genera un fenómeno visual dramático en nuestra atmósfera. Cuando las partículas cargadas del viento solar se quedan atrapadas en el campo magnético de la Tierra, chocan con moléculas de aire sobre los polos magnéticos de nuestro planeta. Estas moléculas de aire entonces empiezan a emitir luz y son conocidas como las auroras o las luces del norte y del sur.

Marte

Marte, en la mitología romana, es el “dios de la guerra”, y un símbolo de la fuerza y la energía. Su figura está asociada con la valentía y la masculinidad.

- Diámetro ecuatorial: 6.794 km.
-
Elementos constituyentes: hierro, silicio, magnesio, azufre, aluminio, oxígeno, potasio, hidrógeno, níquel
-
Temperatura superficial: -55 °C (-67 °F). Las máximas diurnas, en el ecuador y en verano, pueden alcanzar los 20 °C o más, mientras las máximas nocturnas pueden alcanzar fácilmente -80 °C. En los casquetes polares, en invierno las temperaturas pueden bajar hasta -130 °C.- Gravedad superficial: 0,38
-
Velocidad de escape: 5,02 km./s
-
Distancia media al Sol: 1,52 unidades astronómicas
-
Período de rotación: 24,62 horas
-
Satélites: dos

El planeta Marte se ha asociado desde la antigüedad con las fuerzas destructivas del hombre y la naturaleza. El pueblo babilónico lo identificó con su “deidad de la muerte” (Nergal) y para la cultura grecolatina fue el dios Ares o Marte el que gobernaba y decidía la suerte de las batallas.

Marte es el cuarto planeta del sistema solar por su distancia al Sol y el séptimo en orden de tamaño.

Visto desde la Tierra, Marte asombra a los astrónomos porque en determinadas épocas su órbita observa un movimiento retrógrado, o inverso a la evolución (formacion o creación) usual del sistema solar.

Kepler explicó en 1609 estas anomalías al enunciar sus tres famosas leyes del movimiento planetario. Con ellas demostró que el supuesto transcurrir inverso de la trayectoria de Marte es en realidad un efecto óptico motivado por el movimiento (como se ve desde la Tierra).

En su interior, Marte se considera dividido en tres zonas bien diferenciadas: el núcleo, probablemente sólido, de alta densidad y unos 1700 kilómetros de radio; el manto de menos acumulación de materia y una estrecha corteza.

Júpiter

Júpiter, “dios de dioses” para los romans y Zeus para los griegos, fue el soberano del Olimpo y considerado el más “poderoso” de todos los dioses de los paganos.

- Diámetro ecuatorial: 142.800 km.
-
Elementos constituyentes: hidrógeno, helio, oxígeno, hierro, magnesio, silicio, nitrógeno, neón, argón, oxígeno, carbono, sodio, fósforo, azufre.
-
Temperatura superficial: -150 grados Celsius (-238 grados Fahrenheit). Temperatura mínima: -160 °C (-260 °F). Temperatura media: -145 °C (-234 °F). Temperatura máxima (núcleo): 35,500 °C (63,932 °F). Temperatura nubes: -145 °C (-229 °F)- Gravedad superficial: 2,69
-
Velocidad de escape: 59,5 km./s
-
Distancia media al Sol: 5,20 unidades astronómicas
-
Período de rotación: 9,8 horas
-
Satélites: 67

Su masa 300 veces mayor a la de la Tierra y unas 2,5 veces la masa de todos los planetas juntos, Júpiter domina el Sistema Solar. Fue el primer planeta que estudió Galileo a través de su telescopio.

Los sistemas de estrellas múltiples, ligadas entre sí por fuerzas de tracción gravitatoria, son muy abundantes en el universo. Por eso ciertas teorías señalan que el sistema solar no es sino un esbozo de conjunto estelar binario en el que el planeta Júpiter no llegó a alcanzar el estado de estrella por no poseer suficiente acumulación de masa.

Júpiter constituye el quinto planeta del sistema solar por su proximidad al sol y el primero en orden de tamaños. Su nombre evoca al “principal de los dioses” de la mitología grecolatina.

Junto a Saturno, Urano y Neptuno, Júpiter es un gigante gaseoso mucho más macizo y mucho menos denso que el más pequeño y rocoso planeta del sistema solar interno. Su atmósfera es una amalgama de hidrógeno, helio, metano y amoniaco. Bajo la parte superior de las nubes hay ciertos estratos de gases densos con un núcleo pequeño y rocoso situado en el medio.

Júpiter gira vertiginosamente una vez en menos de 10 horas. Esto aplana el disco del planeta en los polos y fuerza las dinámicas formas metereológicas de las nubes que envuelven el planeta, lo que provoca rápidos cambios en sus elementos. Su nebuloso disco tiene unas bandas con unas zonas brillantes pero variables.

Saturno

Saturno, fue el dios romano de la cosecha y la agricultura, para los griegos era Crono, padre de Zeus.

- Diámetro ecuataorial: 120.660 km.
-
Elementos constituyentes: hidrógeno, helio, oxígeno, carbono, azufre, nitrógeno
-
Temperatura superficial: -178 °C (-288 °F). Temperatura mínima: -191 °C (-311.8 °F). Temperatura media: -130 °C (-202 °F). Temperatura máxima (núcleo): 11,700 °C (21,092 °F). Temperatura nubes: -180 °C (-292 °F)- Gravedad superficial: 1,19
-
Velocidad de escape: 35,6 km./s
-
Distancia media al Sol: 9.539 unidades astronómicas
-
Período de rotación: 10,2 días terrestres
-
Satélites: 62

Por su distancia del Sol, este es el sexto planeta del Sistema Solar y segundo por su dimensión y masa. Aunque su destacado brillo lo hizo conocido desde la antigüedad fue Galileo quien tuvo el privilegio de observarlo por primera vez a través del telescopio y detectar algunas de sus satélites. También anotó otra peculiaridad que, cincuenta años después, confirmó el holandés Cristiáan Huygers: la existencia de los anillos que circundan el planeta.

En el siglo XVIII sus lunas ya eran identificadas. Pero la mayoría de sus otros satélites no fueron descubiertos sino hasta el siglo pasado, cuando se desarrollaron potentes instrumentos ópticos.

Saturno tiene una masa 95 veces más grande que la de la Tierra y su volumen es 750 veces mayor que el de nuestro planeta.

Urano

Urano, fue el dios romano del cielo, padre de Saturno.

- Diámetro ecuatorial: 51.800 km.
Elementos constituyentes: oxígeno, nitrógeno, carbono silicio, hierro, agua, metano, amoniaco, hidrógeno, helio.
-
Temperatura superficial: -153 a -218 °C (-243 a 370 °F) (planeta más frío del sistema solar)- Gravedad superficial: 0,93
-
Velocidad de escape: 21,22 km./s
-
Distancia media al Sol: 19,18 unidades astronómicas
-
Período de rotación: 15,5 horas
-
Satélites: 27

Con un telescopio de su invención, el británico William Herschel detectó en 1781 el planeta que luego fue bautizado como Urano. Su nombre alude al padre de Saturno o Cronos en la mitología grecolatina. Por su similitud con las características de Neptuno, Urano está considerado como gemelo de este aunque en su posición respecto al Sol está más cerca y ocupa el séptimo lugar planetario. Cuando la visibilidad es buena, este planeta puede avistarse sin instrumentos pues aparece como una débil estrella en el firmamento.

El aspecto de este planeta en el cielo es el de una luminaria de débil magnitud ligeramente azulada. Este color supone la existencia de gas metano, debido a que este elemento absorbe fuertemente la radiación roja que debería emerger del planeta. Dos de los satélites de Urano fueron descubiertos también por Herschel a fines del siglo XVIII.

Neptuno

Neptuno, fue el dios romano del mar, hijo de Saturno y hermano de Júpiter y de Plutón. Para los griegos se llamaba Poseidón.

- Diámetro ecuatorial: 49.500 Km.
-
Elementos constituyentes: oxígeno, nitrógeno, silicio, hierro, hidrógeno, carbono.
-
Temperatura superficial: -201 °C (-346 °F). Temperatura máxima (núcleo): 7,000 °C (12,632 °F). Temperatura mínima: -218 °C (-360.4 °F). Temperatura nubes: -153 °C (-243 °F)- Gravedad superficial: 1,22
-
Velocidad de escape: 23,6 km./s
-
Distancia media al sol: 30,06 unidades astronómicas
-
Período de rotación: 16 horas
-
Satélites: 14

Antes de ser visto en el cielo Neptuno fue intuido. El comportamiento de otros cuerpos celestes le indicaban a los astrónomos que existía una masa de atracción que, sin embargo, no habían visto nunca. Fueron los cálculos matemáticos, a partir de la doctrina astronómica mecanicista de Kepler y Newton, los que condujeron a la confirmación de la existencia de este planeta. El astrónomo alemán Johna Gottfried Galle y el francés Urbain Jean Joseph Leverrier llevaron a cabo los trabajos.

Al descubrir Urano, el inglés Herschel formuló todos los cálculos orbitales que guiaban su comportamiento. Sin embargo, al hacerse la observación astronómica, dichos cálculos no funcionaban. Leverrier, primero, y Galle después se dedicaron a demostrar que Urano no cumplía las rutas y los tiempos trazados porque la atracción de otro planeta se lo impedía. Así, en un trabajo perseverante se descubrió Neptuno. Este planeta, octavo en distancia al Sol está rodeado de una espesa atmósfera que dificulta la observación de su superficie, y por eso su composición sólo puede suponerse.

Neptuno fue bautizado con el nombre del dios griego del océano (Poseidón). Sus satélites -Tritón y Nereida- son los más conocidos. Tritón tiene un movimiento retrógrado con respecto al planeta y es mucho más denso que éste. Debido a su paulatino acercamiento, se estima que en el futuro colisionará con Neptuno y su material se convertirá en un anillo alrededor de él.

Plutón (planeta enano)

Plutón, también llamado Hades, era el rey del mundo subterráneo con la reina Perséfona.

- Diámetro ecuatorial: 2,285 Km.
-
Elementos constituyentes: carbono, hidrógeno
-
Temperatura superficial: -218 a 240 °C (-360 a -400 °F) (más frío que Urano, pero no es un "planeta")
-
Gravedad superficial: 0,20
-
Velocidad de escape: 7,7 km./s
-
Distancia media al Sol: 39,44 unidades astronómicas
- Período de rotación: 6,3 días terrestres
-
Satélites conocidos: 5

Plutón es en la mitología grecolatina, el dios de las profundidades y los infiernos. En astronomía, ha dejado de ser un planeta del Sistema Solar para convertirse en un planeta enano. Su descubrimiento se efectuó en este siglo, aunque tenían presunciones de su existencia desde antes. El astrónomo Percival Lowell y su equipo en el observatorio de Arizona, trabajaron sobre la hipótesis de su existencia, la que fue comprobada en 1930, cuando Lowell ya había fallecido.

Plutón demora 248 años terrestres en recorrer toda su órbita y en algunos períodos se acerca tanto a la órbita de Neptuno que deja a este último planeta en la parte más externa del sistema. Por esta relación de atracción y por otras observaciones de los especialistas, aún muchos estiman que Plutón fue alguna vez satélite de Neptuno.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!